La calificadora Standard & Poors (S&P) ratificó la nota crediticia de Nicaragua que se ubica en “B+” con perspectiva estable, informó el Banco Central del país centroamericano en un comunicado.

Además, revalidó en “B” la calificación de la deuda soberana de corto plazo en moneda nacional y extranjera.

Los principales motivos por los que S&P mantuvo la calificación de Nicaragua fue por un crecimiento estable del producto interno bruto (PIB), políticas económicas pragmáticas, déficits fiscales bajos y una carga de deuda gubernamental moderada.

Puedes leer:  2017 no fue un buen año para el sector automotriz en Panamá

PUBLICIDAD

En este mismo sentido, la calificadora indicó que los principales retos del país están relacionados con el bajo ingreso per cápita, la posición externa débil y la rigidez de la política monetaria.

La perspectiva estable de las calificaciones se fundamenta en las perspectivas de crecimiento sólido y las políticas fiscales cautelosas continuarán facilitando los déficits presupuestarios bajos y conteniendo las necesidades de financiamiento externo del país.

Según la agencia, hacia el futuro la calificación de Nicaragua podría avanzar si hay una mejora perdurable en sus vulnerabilidades externas y, por el contrario, podría bajar si hubiera una reversión de las tendencias positivas observadas en los últimos años en el desempeño fiscal y la carga de la deuda gubernamental.

 

Siguientes artículos

El peregrinar de los venezolanos por el mundo
Por

Estados Unidos, España, México, Colombia, Panamá, Brasil y Argentina son algunos países a los cuales los venezolanos han...