La empresa de pagos creada por Jack Dorsey carece del capital que le permita escalar su negocio a la velocidad necesaria. El tiempo se le acaba, y el dinero también.

 

Por Steven Bertoni

 

PUBLICIDAD

El reloj está corriendo para Square. La startup de pagos de Jack Dorsey está quemando su dinero rápidamente mientras intenta ampliar su negocio de pagos.

Hoy, el Wall Street Journal, citando a personas bien informadas no identificadas reportó que Square perdió 100 millones en 2013 y se está acabando rápidamente los 340 millones de dólares de sus reservas de dinero inyectado por fondos de riesgo. Debido a esa fuga de caja, Square busca desesperadamente un pretendiente.

He escuchado las mismas versiones por todos lados en los negocios, que Square se había reunido con Apple, Google y PayPal en un intento de venderse antes de quedarse sin efectivo. Había incluso una historia no confirmada de una reunión secreta en Londres el año pasado, entre Square y Visa (que invirtió en la empresa en la primavera de 2011). Visa no mordió el anzuelo.

Un portavoz de Square negó cualquier negociación de venta:

“No estamos ni hemos estado en conversaciones de adquisición con Google, y si bien somos conscientes de que Square puede ser un blanco atractivo para algunas empresas, nunca hemos considerado seriamente la venta a cualquier persona o estado en conversaciones para hacerlo.”

Los rumores de venta y gasto de efectivo son una reversión drástica del halo de popularidad que rodeó a Square y alcanzó su punto máximo en septiembre de 2013 cuando el programa 60 Minutes de la CBS realizó un perfil de Dorsey (el segmento resultó ser un infomercial de 13 minutos de Square). “Jack Dorsey es uno de los innovadores más grandes y ambiciosos de nuestro tiempo”, dijo Laura Logan. “Dorsey se describe como extremadamente reservado y tímido, lo que es irónico, porque él es el hombre que creó Twitter y cambió la forma de comunicarse en todo el mundo. Luego creó una compañía llamada Square que está ayudando a transformar la forma en que pagamos por las cosas…”

¿Pero de verdad Square está cambiando la forma en que pagamos por las cosas? Para los pequeños comerciantes, que antes sólo podían recibir efectivo, es un sólido . El lector de tarjetas de Square, que transforma cualquier teléfono inteligente o una tableta en una caja registradora, es inteligente y muy bien diseñado. (PayPal e Intuit, ambos pisándole los talones, desarrollaron rápidamente lectores de tarjetas propias.) ¿Innovador? Sí. ¿Rentable? En realidad no. Los vendedores de alimentos orgánicos o los que tienen un stand en ferias de arte o los dueños de pequeñas cafeterías podrán estar en el paraíso hipster, pero representan un muy bajo volumen del total de las transacciones. No son el tipo de clientes que se necesitan en el mundo de los bajos márgenes de ganancia de los pagos.

¿Cuán bajos son esos márgenes? Square se lleva una comisión de 2.75% de las compras, pero conserva muy poco de eso (el WSJ estima que de hecho es sólo una quinta parte del total). Digamos que compras 100 dólares de café con leche con tu tarjeta Visa en un café. Square se queda 2.75 dólares, pero debe entregar a Visa 2.20 dólares de esa comisión. Eso deja a Square con apenas 55 centavos de dólar para financiar la totalidad de su operación: marketing, crecimiento, ventas, servicio al cliente, recursos humanos, salarios, alquiler… Irónicamente, mientras más pagos procesa, más dinero pierde.

Para que el negocio sea viable, Square necesita escalar su negocio a volúmenes de pagos gigantescos. Es por eso que está tratando de venderse a un rico propietario con suficiente capital para sobrevivir a la purga de dinero en efectivo mientras busca clientes más grandes. Es probable que Paypal no hubiera podría crear su negocio de 6,600 millones en ingresos si no hubiera contado con los el respaldo de Ebay mientras construía su enorme red de pagos.

Durante un tiempo, Square trató de ir por libre. Según fuentes, luchó duro para recaudar dinero a una valuación de 5,000 mdd antes de empezar la campaña de venta. Incapaz de encontrar una oferta atractiva, Square intentó recaudar dinero con una OPI (sí, perdía dinero, pero también estaba creciendo). Pero los ingresos se desaceleraron y en febrero Fox Business informó que la salida a bolsa estaba en suspenso. Square tomó la ruta de la deuda, recibiendo préstamos de más de 100 mdd de Goldman Sachs, Morgan Stanley, JP Morgan y Barclays.

Si Square encuentra un comprador o descubre otra manera de mantenerse a flote, al final su supervivencia depende de ganarse a miles, millones de minoristas. Es una tarea difícil. Los sistemas de pago actuales dominados por gigantes como NCR, Micros y First Data trabajan muy bien. Los minoristas (ya sean tiendas independientes o mega cadenas) no están buscando gastar tiempo y dinero en la sustitución de sistemas que ya son eficientes. Sin duda, Square es genial, pero los minoristas no necesitan nuevos procesadores de pago. (Sí, Starbucks firmó con Square, pero sólo después de recibir un sexy descuento en las tarifas de procesamiento de 2%)

Dorsey ha dicho que Square no es sólo un negocio de pagos, que está a punto de revolucionar servicios como inventario, nómina y pago móvil, pero Micros, NCR y First Data ya tienen sistemas que cuidan esos frentes.

En cuanto al mercado potencialmente grande de los pagos móviles: Square tiene una fuerte competencia en potencias tecnológicas como PayPal, Google, Apple y Amazon. Esas compañías tienen algo de lo que Square aún carece: flujo de caja positivo.

 

Siguientes artículos

Profeco supendió 335 comercios durante cuaresma
Por

La dependencia federal realizó 3,905 verificaciones a importadores, distribuidores y comercializadores como parte del pr...