DW.- Dos horas y 20 minutos hasta que se dijo la última palabra en la película. Llegó el final de la saga. La tercera parte de la última trilogía de “Star Wars” es una película repleta de acción, ingenio, giros sorprendentes y respuestas. Se mostró hace dos días en EU, y ya hay muchas reacciones: la mayoría de los espectadores están entusiasmados.

Esto se deba seguramente al director J.J. Abrams, quien tras el brillante episodio “Star Wars VII: el despertar de la fuerza” (2015) volvió a dirigir la última cinta, después de que Rian Johnson rodara “Star Wars: los últimos Jedi” y le diera un vuelco místico y melancólico. Al final, quedaron muchas incógnitas: ¿Quiénes son realmente los dos personajes principales en la lucha entre el bien y el mal, Rey y Kylo Ren? ¿Quién es el padre de Rey? ¿Es una Jedi o es lo que ella cree? ¿Y quién está realmente detrás de la malvada “Primera Orden”?

J.J. Abrams tomó nuevamente la batuta y aceptó el desafío de grabar una cinta coherente con el legado dejado por Johnson, en el que cierra círculos y deja satisfechos a los seguidores de esta saga.

Trato cariñoso a los personajes

Abrams continúa moldeando a los personajes a los que Johnson ya había aportado más profundidad. La interacción entre Rey (Daisy Ridley, con mucha más expresión facial que en la última parte), el piloto Poe (Oscar Isaac) y el soldado de las Tropas de Asalto Finn (John Boyega) muestra que los tres realmente se han hecho amigos. A su lado sigue estando el wookiee Chewbacca. Kylo Ren, interpretado con mucha intensidad por un excelente Adam Driver, guerrero oscuro de la Fuerza, sigue siendo adversario de Rey, pero espiritualmente conectado a ella a través de un vínculo invisible, lo que causa varios hechos emocionantes.

La resurrección de Carrie Fisher

Carrie Fisher interpretó a la Princesa Leia. La actriz falleció en 2016.

En realidad, se planeó que la Princesa Leia desempeñara un papel central en esta película, al igual que en las dos últimas cintas lo hicieron sus antiguos camaradas Luke Skywalker (Mark Hamill) y Han Solo (Harrison Ford). Sin embargo, la actriz que personificaba a Leia, Carrie Fisher, murió en 2016.

Disney y Abrams usaron imágenes inéditas que se grabaron para las otras películas anteriores. Aunque Leia solo aparece durante unos minutos, ella sigue siendo, sin duda, la figura central de la resistencia contra “La Primera Orden”.

A veces, la cinta resulta excesiva

Cabe señalar que el director de la película no dejó nada en el tintero, pero absolutamente nada. Por eso, algunas escenas parecen romperse por las costuras, y los personajes resultan excesivos.

Sin embargo, esto no estropea la alegría que sienten los espectadores de la saga de poder volver a ver a sus personajes. Además, hay un aspecto muy relevante que hay que dejar bien claro: si alguien teme que el final de “Star Wars” decepcione, como sucedió con “Juego de tronos”, puede estar de verdad tranquilo. Más información al respecto sería un spoiler.

¿De verdad se acabó todo?

¿Se acabó “Star Wars”, después de 42 años? Difícil de creer. La historia llegó a su final, pero para los seguidores que crecieron con la saga es especialmente difícil despedirse de ella. Pero hay buenas noticias: se rodarán dos trilogías más para 2026. Rian Johnson, director de “Star Wars VIII”, escribirá el guión de una trilogía y de la otra se encargarán David Benioff y D.B. Weiss, creadores de “Juego de Tronos”.

En los últimos años, Disney trató de contentar a los seguidores de “Star Wars” con las secuelas “Rogue One” (2016), que obtuvo mucho éxito, pero en cambio “Han Solo: una historia de Star Wars” (2018) fracasó y cayó en el olvido. Disney+ tiene planeado emitir las películas de la saga. Hay “Star Wars” para rato.

Este contenido se publicó originalmente en DW.COM y puedes ver esa nota haciendo click en el logo:

 

Siguientes artículos

Elba Esther Gordillo pide a los maestros prepararse para cambios en el SNTE
Por

La expresidenta del SNTE aseguró que su lugar es y será siempre a lado de los maestros y también les deseó felices fiest...