Visitamos la convención dedicada a la franquicia más grande de la galaxia, y descubrimos que la Fuerza está más viva que nunca.

 

Por Zack O’Malley Greenburg

PUBLICIDAD

 

El fin de semana pasado, más de 60,000 personas se reunieron en el Centro de Convenciones de Anaheim para participar en la Star Wars Celebration, la reunión más importante de­ los fans de ese universo de ficción.

Teniendo en cuenta que Disney –una de las empresas más grandes en el mundo de los medios de comunicación y el entretenimiento– pagó poco más de 4,000 millones de dólares (mdd) por Lucasfilm en 2012 –y con ello toda la propiedad intelectual de Star Wars–, cubrir esa arista de su negocio parecía un objetivo digno.

Debo añadir a que al interés periodístico sobre el tema se suma el hecho de que siempre me he considerado un gran conocedor de Star Wars. Asistí a las proyecciones de todas las películas la noche de su estreno, sé cómo se escribe correctamente el nombre del planeta natal de Chewbacca e incluso audicioné para el papel de Anakin cuando era niño.

Aun así, sentía que había una posibilidad de que me sintiera un poco fuera de lugar en Anaheim, y mis sospechas estaban más que fundamentadas: había gente, a veces docenas a la vez, disfrazada de personajes que no reconocí, así como conversaciones sobre libros que nunca había leído y un nivel general de conocimientos que nunca podría alcanzar.

Y ésas son las razones por las que Anaheim me convenció más que nunca de que la compra de Star Wars por parte de Disney demostrará que el trato fue una ganga de 4,000 mdd. Lejos de alejarse de la saga por los cambios instituidos por la compra, la base de fans está igual de entusiasmada con ese universo, o quizá más que nunca por el inminente estreno de la nueva trilogía que debutará en diciembre, empezando con Star Wars: The Force Awakens, y continuando con Rogue One antes del Episodio VIII.

He aquí cinco observaciones sobre la convención que me parecieron especialmente interesantes:

1. La Star Wars Celebration es grande, casi de la mitad del tamaño de la New York Comic Con, la abuela de todas las convenciones de ese universo de ficción.

“El significado de esto es muy profundo”, dice Lance Fensterman, vicepresidente senior global en ReedPOP –la empresa detrás del montaje de las dos convenciones– sobre la base de fans de Star Wars. “La pasión de los fans está por las nubes.”

En realidad, eso no le hace justicia a Anaheim. La Comic Con abarca docenas de galaxias de un puñado de universos desde Marvel hasta DC Comics. Que la Star Wars Celebration atraiga a una décima parte de la Comic Com debería ser todo un desafío, pero la visitan muchos más. Aunque los ingresos de la convención serán del orden de unos cuantos millones de dólares –una fracción de lo que seguramente recaudará Episodio VII en taquilla–, su éxito es señal de que existe otro ecosistema floreciente bajo el control de Disney.

2. Incluso en un universo de fantasía, los límites entre realidad y ficción están muy disputados. Eso es algo bueno.

Hace un año, Disney decretó que gran parte del llamado universo expandido de Star Wars era, en esencia, fan fiction. Decenas de novelas y otras publicaciones relacionadas con la franquicia se convirtieron en “Star Wars Legends”, allanando el camino para que Disney tomara una nueva dirección en la trama sin contradecir técnicamente los textos existentes.

Eso no le sentó bien a algunos fans acérrimos, muchos de los cuales se habían convertido en seudoprofesores de historia de lo más profundo de la mitología de Star Wars. En muchos paneles en la convención y en los pasillos, la discusión giró en torno de lo que sería y no sería aceptado como parte del canon en el futuro.

Sin embargo, incluso en la Wookieepedia, el sitio que alberga más de 120,000 páginas de contenido generado por los fans –gran parte de ellas ahora relegadas a un estatus de Legends–, la respuesta no ha sido negativa, al menos no en términos de engagement. Dice Brandon Rhea, administrador de la comunidad de tiempo completo en Wikia, la compañía matriz de Wookieepedia: “En general, el número de páginas vistas se disparó.”

3. Hay una posibilidad de que Ian McDiarmid repita su papel como el Emperador Palpatine, si no en The Force Awakens, tal vez en una versión posterior.

Durante una entrevista en la noche de apertura del evento, McDiarmid habló de los últimos momentos de Palpatine en Return of the Jedi –esa escena en la que Darth Vader le lanza a su desaparición en el fondo de un abismo en la Estrella de la Muerte–, cuando dijo algo que quizá no debía compartir.

“Tal vez se clonó a sí mismo justo a tiempo para estar en la próxima película”, dijo sobre Palpatine, provocando el rugido de la multitud, antes de dar marcha atrás. “Pero no lo hizo, por desgracia.”

Un retorno del emperador sería una noticia de verdad, pero McDiarmid lo ha negado en otras entrevistas. Sin embargo, su respuesta nos lleva a preguntarnos si lo veremos otra vez en Star Wars, posiblemente en una película que narre su origen, al estilo de la de Wolverine.

4. McDiarmid fue contratado originalmente como Palpatine, en parte por sus ojos y su nariz.

Según el actor, George Lucas lo consideró para el papel sólo después de que la primera elección para encarnar a Palpatine fue incapaz de soportar los lentes de contacto necesarios para darle esa mirada inyectada de sangre que lo caracteriza.

“Los primeros eran de vidrio”, explicó McDiarmid. “Eran más ásperas que las más recientes de plástico.”

También dijo que, al final de su entrevista con Lucas, el creador de Star Wars le hizo un extraño cumplido: “¡Gran nariz!” Más tarde ese día, el agente de McDiarmid llamó para informarle que había conseguido el papel de Palpatine.

5. Existe un enorme grupo de aficionados dedicado a un personaje que sólo apareció un instante en Empire Strikes Back y no dijo una sola línea.

Descubrí esto mientras recargaba mi teléfono en una toma de corriente. De repente, unas dos docenas de hombres y mujeres vestidos con monos naranjas y bigotes –todos llevando máquinas de helado del tamaño de una pelota de básquetbol– pasaron a toda prisa justo frente a mí.

Yo estuve confundido hasta que, una hora más tarde, me encontré con uno de ellos en un camión de tacos afuera del centro de convenciones, y le pregunté acerca de su traje. Resulta que se trata de un homenaje a Willrow Hood, un personaje que hace una breve aparición en una escena con una máquina para helados mal disimulada durante la evacuación de la Cloud City.

Al parecer, un grupo de fans de Star Wars en Alemania encontró esa aparición increíblemente divertida, y decidió recrearla en varias convenciones en los últimos años. La tradición ha crecido, y ahora es algo así como una ocurrencia común. Incluso hay un foro de Internet dedicado a Hood.

Puede ser una manera indirecta de decirlo, pero éstos son algunos ejemplos que prueban la increíble devoción de los fans de Star Wars. Ése es el ingrediente clave para una fórmula que, junto con el lanzamiento de películas bien hechas, deben ser un activo muy valioso para Disney. ¿Necesitan más evidencia? La sola publicación del nuevo trailer de The Force Awakens motivó una subida de 1% en las acciones de Disney, lo que se traduce en una ganancia de 2,000 mdd. Nada despreciable.

 

Siguientes artículos

Las 25 empresas familiares más grandes del mundo
Por

¿Cuáles son las principales diferencias entre esa tintorería local y Peugeot, BMW o Walmart? La respuesta es menos evide...