La expansión de Starbucks en Centroamérica fue guiada por el mercado que el grupo salvadoreño conocía gracias a sus inversiones en otras franquicias como Pizza Hut y KFC, de las cuales posee 500 tiendas entre México, El Salvador, Costa Rica y Guatemala; sin embargo, el mercado panameño era desconocido.

 

Por Alma Solís

Decenas de personas hacen filas desde hace algunas semanas para entrar a la nueva tienda de Starbucks en Panamá, y es que la expansión de la reconocida marca de cafetería los llevó a su quinceavo país en esta parte de la región y el 67 en el mundo.

PUBLICIDAD

La tienda en Panamá, ubicada en un nuevo y pequeño centro comercial, que aún ni siquiera abre sus puertas, es una inversión del Grupo salvadoreño Premium Restaurants of America (PRA), que adquirió la licencia para Centroamérica desde 2010, el cual ya abrió 19 sucursales, principalmente en El Salvador, donde cuenta con ocho; su segunda parada fue Costa Rica, donde tiene cinco tiendas, al igual que en Guatemala, el tercer país al que llegó.

La expansión de Starbucks en Centroamérica fue guiada por el mercado que el grupo salvadoreño conocía gracias a sus inversiones en otras franquicias como Pizza Hut y KFC, de las cuales posee 500 tiendas entre México, El Salvador, Costa Rica y Guatemala; sin embargo, el mercado panameño era desconocido.

“Los planes a corto plazo para Centroamérica de la mano del grupo Premiun Restaurants es abrir al menos 15 Starbucks este año”, dijo David Batres, director manager de Starbucks en esta parte del continente, quien se excusó en los lineamientos de la marca para no adelantar las siguientes aperturas.

Lo que sí aseguró es que la expansión en Panamá será más agresiva, ya que espera que en los próximos cinco años sean abiertos más de 20 locales de la firma con el logo de la sirena, la segunda ya está planificada para octubre.

Un aspecto que salta a la vista en los Starbucks es que cada tienda es distinta a otra, no existe ningún local de esta cadena en el mundo que sea igual a otro. Aunque existen estándares de la marca, estos se combinan con elementos propios de cada país.

Esto es fácil de apreciar en la primera tienda en Panamá diseñada por Scott Mitchem, director de Diseño de Starbucks Latinoamérica. El local cuenta con representaciones de la planta del café Geisha, la cual simboliza el nacimiento de la industria del café en Panamá y otras imágenes que recogen el Panamá nostálgico, que crearán el ambiente mientras se sirve un “venti” o un “caramel macchiato”.

El local está lleno de imágenes de las fincas de café de Panamá, pero también puede observarse un cuadro pintado a mano de la primera sucursal de Starbucks en el mundo, que fue abierta en 1971 en Seatle, Estados Unidos, un elemento que nunca falta en la cadena.

“Una de las cosas interesantes que encontramos en Panamá es un mercado que tiene una gran cultura de café, bebida que se toma en grandes cantidades”, aseguró Batres, mientras explica que en cada país han encontrado distintos gustos y es por ello que analizan muy bien el mercado antes de entrar.

Y precisamente el tema del café en América Latina presenta en números algo más que los 880 establecimientos para Starbucks. La empresa compra cerca de 400 millones de libras de café al año y más de 50% lo hace a productores de esta región. En dos países en el mundo utiliza sólo café de productores: Colombia e India. En Panamá, por ejemplo, se alió a Carmen Estate, una finca local, aunque ya lleva una relación de más de 10 años con productores panameños.

grafico_starbucks_ca

 

Siguientes artículos

¿Llegó el fin de la ventaja competitiva?
Por

La clave para que tu empresa tenga éxito en el corto, mediano y largo plazo es un enfoque equilibrado. Y hay 3 áreas est...