El ministro de Deportes Fikile Mbalula declaró que el dinero previsto para organizar el Mundial de 2010 se pagó directamente al ex vicepresidente del organismo, Jack Warner, pero negó que el gobierno haya sobornado a alguien para recibir el derecho a organizar el evento.

 

Reuters

PUBLICIDAD

Sudáfrica confirmó el miércoles que entregó 10 millones de dólares (mdd) a un funcionario del futbol acusado la semana pasada en Estados Unidos en el periodo previo al Mundial de 2010, pero dijo que el dinero no constituye soborno como alegan los fiscales del país norteamericano.

El ministro de Deportes Fikile Mbalula confirmó el contenido de una carta filtrada desde la Asociación Sudafricana de Futbol, que decía que el dinero originalmente previsto para organizar el Mundial de 2010 se pagó directamente al ex vicepresidente de la FIFA Jack Warner.

Pero Mbalula dijo que el pago nunca pretendió ser un soborno para asegurarse la organización del máximo torneo del futbol, como alega la acusación estadounidense. Fue otorgado como una donación para apoyar la construcción de un centro de futbol para descendientes de africanos en el Caribe, explicó.

“Negamos categóricamente que nuestro país y nuestro Gobierno hayan sobornado a nadie para recibir el derecho a organizar el Mundial de 2010. Era un programa aprobado y no podemos entender por qué esto ahora se interpreta como un soborno”, dijo el ministro en una conferencia de prensa.

Warner, quien fue presidente de la Confederación de Futbol de Norte, Centroamérica y el Caribe (Concacaf) entre 1990 y 2011, es una de las 14 personas que fueron acusadas por el Departamento de Justicia de Estados Unidos la semana pasada de participar en una red delictiva que involucró más de 150 mdd en sobornos.

La FIFA confirmó que pagó 10 millones de dólares a la Unión de Fútbol del Caribe, un organismo entonces encabezado por Warner, de fondos originalmente previstos para Sudáfrica para ayudar a organizar el torneo.

El director general del ministerio de Deportes, Alec Moemi, también en la conferencia de prensa, dijo: “Dimos el dinero incondicionalmente. Jack Warner era el jefe de la CONCACAF y la Unión de Fútbol del Caribe, y un hombre de prestigio”.

La acusación de la semana pasada del Departamento de Justicia dice que Warner y otros miembros de la CONCACAF en el comité ejecutivo de la FIFA buscaron dinero a cambio de sus votos.

“Nos negamos a quedar atrapados en una batalla entre Estados Unidos y la FIFA”, dijo Mbalula.

“Ganamos la candidatura limpiamente, teníamos la figura de (el fallecido ex presidente Nelson) Mandela, teníamos el espíritu del mundo. Pero no estamos a la defensiva. Es nuestra responsabilidad explicar para qué eran estos 10 mdd”, agregó.

 

Siguientes artículos

AHMSA suspende inversiones por 3,900 mdp y recortará 4,500 empleos
Por

La compañía indicó la menor producción y la suspensión de inversiones se debieron a factores como la lenta acción del go...