El gobierno suizo busca proteger a sus bancos de cargos penales en Estados Unidos por evasión.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

ZURICH – El Gobierno suizo haría un intento de último momento para proteger a sus bancos de cargos penales en Estados Unidos mediante un decreto que les permite entregar información a las autoridades del país norteamericano.

Después de que el Parlamento bloqueó un proyecto de ley que habría permitido a los bancos eludir las estrictas leyes de secreto bancario, el Consejo Federal del Gobierno implementará el viernes otra manera de facilitar la liberación de los datos.

Las leyes de privacidad suizas ayudaron a convertir al país de los Alpes en el centro financiero extraterritorial más grande del mundo, pero también han generado la molestia de naciones que buscan frenar la evasión de impuestos. Los bancos suizos han sido objeto de investigaciones en Alemania, Francia y Estados Unidos.

La negativa de la Cámara baja del Parlamento a debatir el proyecto pasó la responsabilidad al Gobierno y legisladores pidieron a los ministros que hallen una solución a la prolongada disputa tributaria.

La ministra de Finanzas, Eveline Widmer-Schlumpf, dijo el miércoles que el Gobierno haría todo lo que esté a su alcance para encontrar una solución y agregó luego que el Consejo Federal emitiría un decreto ejecutivo el viernes.

No obstante, un decreto así no garantiza una acción rápida. Douglas Hornung, abogado que representa a un grupo de empleados bancarios preocupados por la posibilidad de que sus datos lleguen a las autoridades estadounidenses, dijo que una acción legal de los trabajadores podía inmovilizar el proceso por años.

El Gobierno suizo aprobó una medida de emergencia para permitir a su principal banco, UBS, entregar 4,450 nombres de clientes a autoridades estadounidenses como parte de un acuerdo que incluyó el pago de una multa de 780 millones de dólares, luego de que el prestamista admitió haber ayudado a clientes de ese país a evadir impuestos.

En el caso de UBS, el Gobierno utilizó sus poderes para anular las normas de secreto bancario porque el banco era considerado de crucial importancia para el sistema financiero doméstico.

Esta vez el Gobierno emitiría un decreto que cumple con las leyes vigentes y podría atenerse a las directrices del regulador suizo de mercados FINMA, que diseña las normas para los acuerdos bancarios con autoridades extranjeras.

Aunque los bancos que esperan transmitir información a través de este marco podrían afrontar acciones legales de empleados, el abogado Hornug admitió que la oposición sería limitada debido a que ese tipo de casos son muy costosos y Suiza no permite acciones colectivas de grupos de demandantes.

La incertidumbre por la situación afectó el jueves las acciones de los bancos suizos. Los títulos de Credit Suisse y Julius Baer perdían 4.2 y 3.8%, respectivamente, mientras que los de Basler Kantonalbank retrocedían 6%, frente a una baja de 3.6% en el índice bancario europeo.

Las citas entidades integran una lista de más de 10 prestamistas que están siendo investigados por autoridades estadounidenses.

 

Siguientes artículos

La escafandra del consejero
Por

La figura del consejero independiente es una figura imprescindible en cualquier Consejo de Administración, debido a los...