Por: Antoine Zervudacki*

Puede ser indecente hablar de “oportunidad” o de “aprovechar la crisis”, cuando pareciera que todas las condiciones son adversas. El abuso de optimismo puede parecer idealista e insensible sobre las realidades que están viviendo muchas personas y empresas. Sin embargo, en esta crisis sí hay oportunidades.

Una crisis “transfor-masiva”

La crisis global en la que apenas estamos entrando no tiene precedentes. Es el momento más transformativo que se haya vivido en la historia contemporánea. Es más “mundial” que las dos guerras del siglo XX, porque nunca hemos sido tantos habitantes en la tierra como hoy y jamás habíamos estado tan conectados. Esta es la primera vez que 7,700 millones de personas viven simultáneamente la misma situación y, a querer o no, tendremos que reinventar nuestra forma de vivir, trabajar y ser; a nivel individual, colectivo y social. 

Como lo dijo Bill Gates hace unos días (New England Journal Of Medicine), el COVID-19 será el nuevo “gran regulador” mundial. 

Por ello, este es el momento para que empresarios, líderes y cualquier persona aproveche este reacomodo, para moverse con la misma agilidad que lo hacen los peses aún en las aguas turbias, a fin de salir vivos y fortalecidos.

Es el momento de surfear el Tsunami; tomando decisiones ágiles y haciendo los movimientos estratégicos oportunos, tanto radicales (¿qué debo Eliminar y Crear?) como incrementales (¿qué debo Reducir e Incrementar), con un preciso balance entre lo inmediato (contingencia Covid) y el mediano plazo (post-covid). 

La pandemia mundial es un proceso de “destrucción creativa” acelerado que nos obliga a hacer el luto de viejos modelos y creencias, para transformar nuestras organizaciones en su mejor versión. El viejo mundo se muere y va a emerger una nueva era que, si queremos aprovechar, es preciso mirarnos en el espejo como líderes, empresas y sociedad. 

Desde la experiencia en gestión de cambio de Letsmake Innovation, propongo 8 oportunidades salvadoras y ganadoras para tu negocio:

1. Enfocar: blindar su core business a través de priorizar proyectos, alinear equipos e invertir en iniciativas que pueden generar quick wins a corto plazo.

2. Aligerar: reconsiderar su modelo de negocio y estructura de costos para deshacerse de lo que los impide actuar de forma ágil. 

3. Agilizar: flexibilizar procesos para poder actuar de forma más rápida. La “paralisis por analisis” puede ser fatal en esos días.

4. Movilizar: sus equipos en modo co-creación, consolidar la colaboración a través de nuevas formas de trabajar, con el uso correcto de la tecnología, pero sin nunca perder de vista que la diferencia la harán sus equipos y su cultura de innovación. 

5. Romper: las inercias típicas de las empresas latino-americanas (brecha generacional, silos organizacionales, cultura godín, etc.) para reinventar su cultura organizacional alrededor de nuevos pactos de confianza. 

6. Acelerar: la transformación digital de su empresa y negocio. Todavía no es tarde, pero hay que moverse ya.    

7. Entender de forma más clara su propósito empresarial, como arma máxima para transformar su negocio y enfrentar los desafíos del crecimiento. 

8. En fin, estar en los starting blocks cuando se reactivará la economía, para testear e implementar soluciones relevantes, ajustadas o nuevas. 

Personalmente, tengo la intima convicción que van a florecer nuevos líderes, con visión más consciente y estrategias más sostenibles. Crecerán las empresas con más sentido y propósito, con el uso correcto de la tecnología pero centradas en lo humano. 

Hoy toma sentido la famosa fórmula japonesa del Mono no aware, que significa “abrazar el cambio continuo con entusiasmo”, ya que, sí de cualquier modo todo cambiará, es mejor hacerlo de manera consiente. 

Contacto:

Mtro. Antoine Zervudacki

Profesor de MBA de Innovation Management.  

Fundador de Letsmake Innovation.

Facebook; https://www.facebook.com/letsmake.co 

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/zervudackiantoine 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

No es tiempo de entretenimiento, es un tiempo de entrenamiento: Daniel Habif
Por

El conferencista nos insta a buscar lo mejor de nosotros en tiempos de adversidad: no es momento de quedarse quietos, es...