Susana Malcorra, ministra de Relaciones Exteriores y Culto de la República Argentina, es clara y directa sobre su agenda de trabajo para cuando dirija la ONU, la cual está trazada en regular la deuda soberana, así como llevar pactos de paz y seguridad a varias regiones donde hay conflictos en el mundo.

“A mi marido le encantaría escuchar (¿Susana Malcorra es la Messi de la relaciones exteriores?), porque ama (al futbolista del Barcelona, Lionel) Messi, pero no estoy segura que pueda hacerse la comparación”, afirma en medio de risas y presentando una serie de propuestas para llevarlas al pleno de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“Argentina está trabajando para que las deudas soberanas tengan una regulación y un manejo distinto”, apunta como una de las prioridades de su agenda de trabajo.

Hay una discusión dentro de la Comisión Económica para América Latina (Cepal, particularmente en la renegociación de la deuda de los países del Caribe, que impactan la capacidad de resistencia, señala la canciller.

PUBLICIDAD

“Eso es algo que hace la gobernanza y va más allá de las Naciones Unidas, porque tiene que ver con las instituciones financieras”, expresa.

El 23 de mayo de 2016, el presidente de Argentina, Mauricio Macri dio su apoyo a la candidatura de la canciller como secretaria general de la ONU. Según el mandatario argentino, la postulación se con da miras a la “vuelta al mundo” de Argentina, de donde estuvo alejado por más de 12 años.

Malcorra nació en Rosario, la ciudad de natal del futbolista del Barcelona Lionel Messi. En esa metrópoli a las orillas del Río Paraná se graduó como ingeniera electrónica en la Universidad de Rosario.

Desde el 2 de marzo de 2012 hasta los primeros días de diciembre del año pasado fue jefa de Gabinete del secretario general de la ONU, Ban Ki-Moom.

Antes de ser mano derecha de Ban Ki-Moom, la canciller era secretaria general adjunta del Departamento de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno, es decir “gestionaba la ayuda logística a las misiones de paz desplegadas en los distintos puntos del planeta”.

También fue oficial principal de Operaciones y directora ejecutiva adjunta del Programa Mundial de Alimentos (PMA), desde donde supervisaba a diario las operaciones humanitarias y de emergencia. La ministra pasó por el sector privado y ocupó distintos cargos directivos en IBM y Telecom Argentina, donde llegó a ser CEO.

“Creo en una Naciones Unidas fuerte, en una Naciones Unidas aspiracional y en una Naciones Unidas que entiendan la realidad de la gente”, lanza.

La ONU debe atender a la población mundial, porque se pasa por enormes presiones por la paz, seguridad y la preservación de los derechos humanos, manifiesta la rosarina.

“Así como los países y los gobiernos están bajo enorme presión de la gente, lo mismo le pasa a las Naciones Unidas. Entonces tenemos que evolucionar a para ser una Organización pensando en la gente”, tira la ministra, minutos después de que fue aplaudida por cancilleres de América Latina, cuando sonó que la próxima secretaria general de la ONU debía actuar en beneficio de la región. El mensaje era directo.

” Messi es non plus ultra”

—¿Existe la posibilidad de que Alicia Bárcena sea candidata a la ONU?, — se le cuestiona la responsable de la agenda de relaciones exteriores de Argentina.

—Obviamente el gobierno mexicano tiene esa posibilidad en sus manos. Alicia es una amiga que respeto, es una amiga que conozco y reconozco como líder y si eso fuera así ya veremos cómo van las cosas.

—¿Susana Malcorra será la primer mujer que dirija la ONU?

—Si se diera esa situación, ese sería el privilegio.

—¿Cuándo vivía en Rosario imaginó ser candidata a secretaria general de la ONU?

—Nunca, definitivamente.

—¿Susana Malcorra es la Messi de las relaciones internacionales?

—Jajajajaja. A mi marido le encantaría escuchar eso, porque ama a Messi, pero no estoy segura que pueda hacerse la comparación. Messi es non plus ultra.

—¿Pero forma parte del club de la ONU?

—Creo en el trabajo y hay necesidad de transformar la retórica en hechos, y esa es básicamente la fórmula con la cual vengo a partir de la propuesta del presidente de Argentina, Mauricio Macri, a preséntame como candidata a las Naciones Unidas. Sin duda, es trabajar para la gente.

—¿Está preparada para guiar a la ONU?

—Déjeme ser sincera, pero es difícil decir que se está totalmente preparada, pues pudiera ser muy presuntuoso. El momento en que el presidente de Argentina decidió hacer el anuncio; me generó un peso sobre los hombros muy grande. Tengo una experiencia que me sirve y me ayuda, pero siempre hay que aprender más, luchar más y hay que estar dispuestos a crecer en la posición y en el puesto.

—¿Qué tiene de mágico Rosario que hay mucha gente con reconocimiento mundial?

—No sabría decirle, pero es el lugar donde nací y es maravilloso.

 

Siguientes artículos

Mezcla mexicana vuelve a 40 dólares
Por

La mezcla de exportación tocó su nivel máximo en esta jornada, revelaron datos de Petróleos Mexicanos (Pemex).