La sustentabilidad podría convertirse en una forma de negocio para los Fideicomisos de Inversión y Bienes Raíces (Fibra), un instrumento relativamente nuevo en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

De acuerdo con Herbert Pérez, director general de Global Markets HSBC México, cabe la posibilidad de que existan Fibras que solo estén integradas por un portafolio de bienes raíces sustentables o con proyectos verdes.

“Una fibra es un portafolio de bienes raíces que están empaquetados y tienen distintos fines. Se pueden empaquetar centros comerciales que sean sustentables o un grupo de edificios verdes que tengan la Certificación Leed (Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental)”, dijo Pérez.

La Certificación Leed tiene reconocimiento internacional y fue creado por el Consejo de Edificación Sustentable de Estados Unidos y es para edificios sustentables. Dicho sistema permite contar con espacios que mejoran las condiciones de salud y productividad, al tiempo en que disminuye las emisiones de gases de efecto invernadero, reduce los costos de operación, aumenta el ahorro y facilita los incentivos fiscales, entre otros beneficios.

Incluso, en la Bolsa Mexicana de Valores ya existe un Índice Sustentable, que integra a las emisoras con el mejor desempeño ‘verde’.

Armando Rodríguez, analista de Signum Research, señaló que edificios como los del sector hotelero, los de tipo comercial e industrial cumplen en mayor medida con características de sustentabilidad.

“No vería lejana la idea de una Fibra sustentable. Es difícil reunir inmuebles que cumplan con las características ambientales y de sustentabilidad, pero pudiera realizarse. Funcionaría como cualquier otro inmueble que tiene un índice de ocupación y puede ser factible a ese tipo de arrendamiento”, agregó el especialista de la firma de análisis independiente.

Rodríguez indicó que ello podría verse en 2018, debido a que están en puerta diversos desarrollos por parte de las Fibras.

En la BMV ya cotizan Fibras como Danhos, Macquarie, Prologis, Fibra Hotelera Mexicana (Fiho), Fibra Shop, Fibra Uno (FUNO), Fibra Mty, entre otros.

Las Fibras surgieron en 2011 y son vehículos que permiten el financiamiento para adquirir o construir inmuebles, que tienen como objetivo su arrendamiento o la compra del derecho a recibir ingresos provenientes del arrendamiento de dichos bienes.

Con este tipo de instrumento, los inversionistas reciben pagos periódicos, que se obtienen de los arrendamientos, y a su vez tienen la posibilidad de hacerse de ganancias del capital (plusvalía).

 

Siguientes artículos

4 retos de la banca ante la nueva era digital según Everis
Por

A meses de que se apruebe el primer borrador de la ley fintech en México, los cambios y los retos en la banca son manifi...