Por Miguel Hernández*

En el 2001, el banco Citigroup apostó con la más grande compra de una empresa estadounidense en América Latina con la adquisición de Grupo Financiero Banamex- Accival por 12.5 billones de dólares.  Si bien la transacción demostró la confianza depositada en el sistema financiero mexicano post la crisis de 1994, ¿qué estrategias de liderazgo debieron gestarse al interior del equipo de desarrollo corporativo y asesores cercanos del CEO de Citi?

Una adquisición representa una enorme oportunidad para una organización, debido a su alto potencial de acceso a nuevos mercados, el aprovechamiento de las sinergias operativas y/o comerciales, la oportunidad que genera para cubrir brechas de talento y crecer el valor para los accionistas.

En Deloitte, definimos tres factores de éxito que ayudan a los líderes a definir estrategias de una empresa adquisitiva, y así mitigar riesgos inherentes de un crecimiento inorgánico:

1) Definir una estrategia clara será la base para alinear los esfuerzos de integración. Acordar y ser organizados, promover la transparencia, solidificar la plataforma de crecimiento y mantener el enfoque de generación de valor, serán puntos a favor de una integración sin disrupciones.

Considerando que el lugar hacia el que se dirige la nueva organización no existe todavía y que los líderes de la transacción son los responsables de crearlo, es necesario tener claro el nivel de integración en el nuevo modelo operativo, a través de preguntas tales como: ¿Cómo operará la nueva organización? ¿Cómo satisfacer a nuestros clientes? ¿Qué procesos, gente y tecnología necesitaremos?

2) Ejecutar impecablemente. Para reducir las distracciones al equipo encargado de la operación diaria del negocio, es importante crear una estructura con un modelo de gestión que defina equipos de trabajo con roles claros y poder de decisión que integre la visión coherente y clara de la organización futura y el valor que puede brindar a los interesados, bajo el principio de “Velocidad sobre Elegancia” que promueve el enfoque en actividades indispensables. Los líderes requieren:

  • Establecer un entorno de colaboración de planeación transparente y sincronizada
  • Alentar a los líderes de los equipos de trabajo a obtener el conocimiento a detalle de las operaciones cotidianas
  • Motivar a los equipos de trabajo a comunicar formas para contribuir a los objetivos de la nueva organización.

3) Ganarse las mentes y los corazones. Crear un programa de gestión del cambio es fundamental para una transición fluida desde el día 1 para las partes involucradas, así como para sentar las bases para una transformación sostenida a futuro. Un plan exitoso requiere cinco temas clave:

  • Compromiso y promoción por parte de stakeholders
  • Alineación del liderazgo en torno a visión y misión
  • Experiencia de empleados en Día 1
  • Preparación para el cambio
  • Comunicación clara y transparente

Así las cosas, las características del liderazgo de una empresa adquisitiva giran alrededor de una estrategia clara, ejecución impecable, y una consideración sincera de los temas de capital humano. La apuesta de Citi en México así lo ha demostrado desde la adquisición en el 2001. Actualmente, México aporta alrededor del 15% de los ingresos globales a Citi, y la expectativa es mayor debido al enfoque prioritario de desarrollo comercial soportado por una estrategia de transformación digital. Esta última, la sensibilidad del liderazgo para encontrar valor en la tecnología, es sin duda una nueva cualidad de liderazgo de una empresa adquisitiva en la industria 4.0.

*Manager Global M&A Services, Deloitte Consulting Mexico.

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El valor de la Inteligencia Emocional en el éxito
Por

Antes, el éxito de una persona dependía de su nivel de estudios, universidad o currículum vitae. Hoy, el éxito depende d...