Reuters.- Taiwán prometió este martes combatir el comportamiento “cada vez más descontrolado” de China después de que Taipei perdió a otro aliado cuando El Salvador se convirtió en el tercer país en cambiar su lealtad hacia Pekín este año.

Ahora Taiwán tiene relaciones formales con sólo 17 países en el mundo, muchos de ellos pequeñas y poco desarrolladas naciones en Centroamérica y el Pacífico, incluidos Belice y Naurú. En América Central, Taiwán aún cuenta con el apoyo de Guatemala, Honduras y Nicaragua.

En declaraciones en Taipei, el presidente Tsai Ing-wen dijo que Taiwán no cederá a la presión y describió la decisión de El Salvador como una prueba más de los esfuerzos de China para exprimir a la isla. “Recurriremos a países con valores similares para luchar juntos contra el comportamiento internacional cada vez más fuera de control de China”, afirmó.

El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, anunció el lunes en la noche en un discurso televisado a nivel nacional que su Gobierno había roto relaciones diplomáticas con Taiwán y en su lugar estableció vínculos con China.

PUBLICIDAD

En Pekín, el principal diplomático chino, el consejero Wang Yi, alabó la decisión. “Estoy seguro de que el pueblo de El Salvador sentirá la calidez y la amistad del pueblo chino y obtendrá beneficios tangibles de su cooperación con China”, agregó a periodistas junto a su homólogo salvadoreño, Carlos Castañeda, luego de firmar un acuerdo estableciendo los lazos.

El Salvador se sumó a República Dominicana, que en mayo cortó lazos con Taiwán después de casi 80 años y estableció relaciones diplomáticas con China, y a Panamá, uno de los aliados más antiguos de la isla independiente, que hizo lo mismo en junio del año pasado.

El ministro de Relaciones Exteriores de Taiwán, Joseph Wu, dijo a periodistas previamente que Taipei no estaba dispuesto a participar en una “competencia monetaria” con su vecino.

El Salvador había estado pidiendo continuamente “apoyo financiero” desde el año pasado para un desarrollo portuario, pero Taiwán no pudo ayudar con el “proyecto inadecuado” después de la evaluación, argumentó.

“La presión de China sólo haría que Taiwán esté más decidido a continuar con su camino de democracia y libertad”, añadió al considerar “grosero e irracional” el comportamiento de China.

Pekín considera que Taiwán es una provincia díscola de “una China”, no elegible para las relaciones entre estados, y nunca ha renunciado al uso de la fuerza para poner a la isla bajo su control. El nombre formal de Taiwán es República de China, cuyo gobierno huyó a Taiwán en 1949 después de perder una guerra civil con los comunistas.

La noticia se produce luego de que Tsai concluyó un viaje de alto perfil a América Latina, incluidas paradas en Estados Unidos, que provocó la ira de China.

La embajadora estadounidense en El Salvador, Jean Manes, escribió el martes en Twitter que Estados Unidos estaba analizando la “preocupante” decisión de El Salvador de romper los lazos con Taiwán. “Sin duda, esto tendrá un impacto en nuestra relación con el gobierno (salvadoreño). Seguimos apoyando al pueblo salvadoreño”, agregó sin dar detalles.

 

Siguientes artículos

Terrorismo nuclear, ¿realmente es una amenaza viable?
Por

Si los países están preocupados sobre el terrorismo nuclear, la mejor manera de mitigar este riesgo puede ser afinando l...