Retener el talento es tan difícil como encontrarlo. Es un factor que determina cambios en el enfoque de los departamentos de recursos humanos.

 

Del mismo modo que las empresas, los perfiles profesionales y el mundo laboral evolucionan, se modifican los intereses y aspiraciones de los profesionales. Por esta razón, la actividad de los departamentos de recursos humanos ya no puede centrarse exclusivamente en la selección de personal o pago de nóminas. Es preciso dar un giro para otorgar atención especial a la conservación de su activo más valioso y cada día más difícil de conseguir: el talento de su capital humano. La motivación de los empleados, especialmente de los más talentosos debe ser un objetivo estratégico para el desarrollo y consolidación de un negocio.

La gestión relativa a la conservación del talento debe abarcar toda la trayectoria del empleado dentro de la empresa: desde el momento de su captación, hasta el de su eventual desvinculación, aunque el aspecto más importante (en las nuevas contrataciones) debe ser la procuración de la mayor permanencia de sus colaboradores en la empresa; un elevado índice de rotación puede repercutir negativamente en el prestigio de la marca.

PUBLICIDAD

Es de gran importancia que el empleador esté atento a las diferentes competencias de cada uno de sus colaboradores, y les brinde apoyo para su autodesarrollo. El cuidado que se tenga respecto a la inteligencia, creatividad y habilidades interpersonales de los empleados incide en dos aspectos significativos: rendimiento y mejor desarrollo de su potencial. El rendimiento se dirige al presente para que se traduzca en una mayor productividad en el desempeño; el potencial se orienta al desarrollo de habilidades que pudieran ser útiles a un puesto distinto o de mayor responsabilidad.

Las organizaciones apelan a diversas técnicas de motivación para incentivar el nivel de satisfacción de los empleados en las posiciones que ocupan. El aspecto económico ha dejado de ser el único elemento de motivación para conquistar la lealtad de los colaboradores.

Puesto que en la actualidad las pretensiones profesionales incluyen otros elementos, las empresas deben recurrir a valores corporativos que proporcionen una identidad única, generen un sentimiento de pertenencia en los empleados y que las propuestas que reciban sean consideradas valiosas:

 

1)    Recompensa: Los profesionales más calificados declaran sentirse especialmente atraídos por ofertas que representen buenos paquetes en cuanto a salario, bonos e incentivos por objetivos alcanzados individualmente o en equipo, seguro de gastos médicos, planes de pensión, flexibilidad para coordinar su vida personal con la laboral.

2)    Desarrollo y carrera: En la gestión del talento, cobra gran importancia todo aquello que contribuya a crear sensación de evolución y progreso en el profesional como es la capacitación, la formación profesional continua para reforzar o cubrir lagunas de conocimiento o habilidades que sirvan a un mejor desempeño, y estancias breves en diferentes áreas e incluso otros países.

3)    Motivación y lealtad: Piezas clave para la óptima administración del talento en las empresas, son la buena comunicación y vinculación con los colaboradores, ya que esto genera en ellos alto nivel de motivación que los mantiene adheridos y los retiene. Empleados satisfechos crean una marca ideal de la empresa. El fomento de la meritocracia, en función de un mejor desarrollo de los empleados, contrarresta los altos costos que en todo sentido representa el hecho de tener que acudir constantemente al mercado en busca de nuevas contrataciones.

 

En búsqueda de una mayor productividad en la era digital, en un mundo globalizado, con enorme evolución en la formación académica, mercados emergentes y recesiones económicas en países desarrollados, el mercado laboral demanda especial atención, lo cual implica grandes cambios en el mundo de los recursos humanos.

Los profesionales representan el motor de las empresas y los empleados más talentosos son en gran medida responsables de la transformación de un negocio, por lo que una de las prioridades más importantes de las empresas debe ser la de mantener motivados a los talentos con los que cuenta y evitar su pérdida.

La buena gestión es determinante para otorgar a una empresa la reputación de ser un lugar ideal para trabajar, lo cual, a su vez, representa la mejor forma para atraer el talento.

 

 

Contacto:

LinkedIn: Grupo Hays México

Facebook.com/haysmexico

Twitter: hays_mexico

e-mail: gerardo.kanahuati@hays.com.mx

Dirección de página: www.hays.com.mx

 

Siguientes artículos

Comunicación publicitaria de los bancos
Por

¿Existe una relación entre el crecimiento del crédito de los bancos y la inversión que hacen estas empresas en publicida...