¿Ya pensaste en tu retiro o estás próximo a jubilarte? Entonces necesitas saber que existen dos legislaciones para pensionarte: la ley de 1973 y la ley de 1997.

 

Si ingresaste a laborar antes del 1 de julio de 1997 te aplica la ley de 1973. En ésta, los requisitos que debes cumplir para obtener tu pensión por cesantía en edad avanzada son: tener cotizadas en el IMSS un mínimo de 500 semanas, tener una edad entre 60 y 64 años y no contar con trabajo. Para pensionarse por vejez, el mínimo de semanas requeridas es de 500 y la edad que necesitas tener es 65 años o más.

Una vez cubiertos los requisitos, el IMSS calculará tu pensión de acuerdo al salario promedio que ganaste en los últimos cinco años y la edad al momento del retiro. Tu pensión se te pagará durante el tiempo que vivas.

PUBLICIDAD

Para todos aquellos que empezaron a laborar en otra fecha aplica la ley de 1997. Este Sistema de Ahorro para el Retiro está dividido en cuentas individuales propiedad de cada uno de los trabajadores que cotizan en el IMSS o al ISSSTE. Ahí, junto con tu patrón y el gobierno se deposita una cantidad mensual. Estas cuentas son administradas por las Afore (administradoras de fondos para el retiro). Por cierto, si no cotizas en el IMSS o ISSSTE, como trabajador independiente puedes también hacer un ahorro voluntario en una cuenta de Afore.

Para darte rendimientos, las Afore meten tu dinero en portafolios de inversión que varían según tu edad. Cuando eres joven, estos recursos se invierten en instrumentos de mayor riesgo, con el fin de que logres altos rendimientos; cuando ya eres mayor lo invierten en instrumentos de riesgo moderado, y cuando estás próximo a jubilarte, en instrumentos de bajo riesgo.

En el mercado existen varias Afore; cada una da rendimientos distintos, y te cobra una comisión diferente. Depende de ti elegir la que más te convenga para sacarle el mayor provecho.

Para que sepas cuál te conviene más, revisa aquí el estado de cuenta de tu Afore o la tabla de rendimiento neto disponible.

Si no sabes en qué Afore estás, llama a la Consar al 01 800 500 0747 o vista las oficinas de Condusef; necesitarás tener a la mano tu Número de Seguridad Social del IMSS o tu Clave Única de Registro de Población, y una identificación oficinal vigente.

Como decíamos, en tu cuenta de Afore estás ahorrando para que cuando te retires tengas dinero para vivir. ¿Qué tan bien podrás vivir? Eso dependerá de los ingresos que hayas tenido como trabajador, si hiciste aportaciones voluntarias a tu Afore y si decidiste complementar este ahorro con otros instrumentos de ahorro y de inversión.

Lo primero que necesitas preguntarte es: “¿Con cuánto dinero quiero disponer mensualmente en mi retiro?” Haz las cuentas… probablemente con el ahorro de tu Afore no te alcance para vivir como deseas.

Dato interesante: actualmente en nuestro país se ahorra obligatoriamente para el retiro 6.5% del Salario Base de Cotización, lo que al final de tu vida laboral te permitirá contar con aproximadamente 30% de tu último sueldo.

Para alcanzar una mejor pensión, digamos del 70% de tu último sueldo, tendrás que duplicar tu ahorro, es decir, destinar a tu Afore al menos 15% de tu sueldo.

Complementa tu Afore con un plan personal para el retiro. Éste lo puedes contratar en bancos, aseguradoras, casas de bolsa, administradoras de fondos para el retiro, y en sociedades operadoras de sociedades de inversión.

Recuerda que el futuro se acerca cada vez más. Hoy es el mejor momento para emprender acciones que te lleven a un futuro mejor.

 

Contacto:

Twitter: @BurodeCreditoMX

Facebook: Buró de Crédito México

Página web: Buró de Crédito

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La importancia de los hilos sueltos en tu negocio
Por

El ejecutivo moderno debe estar atento y percibir el significado tanto de las cosas más cercanas como de las más lejanas...