Reconocemos a un ciego en los negocios porque es el clásico que se enterca cuando alguien le muestra –con razones fundamentadas y hechos– una forma de hacer las cosas mejor o de manera distinta.

La ceguera en los negocios se da en la mayoría de los casos por dos factores vinculados entre sí:

El factor ego.
El factor inseguridad.

Por estos dos factores, las personas construyen o destruyen los negocios, las relaciones, los equipos.

PUBLICIDAD

Si lo pensamos desde el punto de vista positivo, se construye “al poder ver algo” y actuar en consecuencia. Se construye al salir de la zona de confort, lo que implica un grado de riesgo. Aquí uno no es necio ni terco. Se acepta la inseguridad como parte del crecimiento al dominar el ego y actuar con templanza en aquello que nos generará resultados.

Pero si lo pensamos desde el lado negativo, se destruye por falta de seguridad, por miopía o porque vemos amenazas latentes donde nos las hay.

Se puede decir y tomar como realidad que el grado de ceguera de una persona en los negocios es inversamente proporcional a su oportunidad de ganar.

La ceguera debilita posibilidades, cierra puertas y construye obstáculos entre las personas, porque nadie quiere hablar con alguien que no quiere ver un punto de vista distinto del propio.

El ciego en los negocios tiene una constante, y ésta es simple: su ego le impide ver su error, y al no tener éste claro, deja de tener base sobre la cual construir, lo que le hace estar estancado o limitado.

 

Cómo detectarlo

  1. No sabe pedir ayuda.
  2. Si por algo la pide, no la aplica.
  3. Cree siempre tener la razón.
  4. Tiene pésimo tacto para el trato con las personas.
  5. No escucha y no sabe dialogar o ver puntos de vista distintos del propio, muchas veces habla sobre la gente para imponerse y poco le importa su forma grosera de hacerlo.

El ciego deja de ver que la forma es lo más importante si se quiere llegar al fondo. Y esto es una clave básica de los negocios. De ahí la prepotencia de muchas personas de negocios que confunden liderazgo con autoritarismo estúpido.

 

¿Qué hacer si te encuentras con un ciego?

  1. Si te es posible, aléjate.
  2. Recuérdale que en el pedir está el dar, que tú estás en toda la disposición de apoyarle, pero que no tolerarás groserías de ninguna especie. Si insiste, no le contestes.
  3. Si te es posible, pon distancia y manéjalo con pinzas (son personas conflictivas). Pídele que te dé las cosas por escrito de cualquier forma, pues no aceptará ni lo que él mismo haya dicho por teléfono.
  4. Negocia con una persona de su equipo pero no con él; que sea alguien más quien lo enfrente. Recuerda que tú tienes que ser más inteligente que el resto. Y siempre ten cuidado.

 

Contacto:

Correo: alexmeza[email protected] / [email protected]

Twitter: @coachalexmeza

Facebook: ImpulsoHumanoMexico

Página web: Impulso Humano México

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Conservadores elegirán al sucesor de Cameron el 9 de septiembre
Por

Se había señalado el 2 de septiembre como la fecha límite para elegir al nuevo liderazgo del partido; sin embargo, anunc...