¿Qué tipo de pensamiento tienes sobre tus colaboradores?, ¿quieres la tecnología para controlarlos o para liberar su imaginación y creatividad?

 

Existe una gran tendencia entre las organizaciones y el mundo corporativo de utilizar sistemas y tecnología en todo lo que hacen, para estandarizar procedimientos y eficientarlos. Como consultor, una de las realidades con las que me he encontrado en los últimos años, es que dependiendo del pensamiento que prevalezca en la mente de los directores, del CEO o del dueño de la empresa, alrededor de los objetivos del uso de esta tecnología depende mucho el uso que se le da e incluso los resultados que se obtienen a partir de ésta.

He identificado dos grandes extremos alrededor del pensamiento de los directores y dueños. Por un lado he encontrado que hay muchos, y me inclino a pensar que son la gran mayoría de éstos, que piensan que el gran objetivo de la tecnología y estos sistemas es para CONTROLAR a las personas, para que éstas hagan siempre lo correcto, que no haya desviaciones, que se atengan a las políticas y procesos. Estos directores tienen una extraña desconfianza de sus colaboradores y ven en la tecnología una gran aliada.

PUBLICIDAD

Mientras que, por otra parte, tenemos directores con un pensamiento opuesto, ven a las personas como seres humanos que necesitan más tiempo para echar a volar la imaginación y generar ideas innovadoras, y utilizan la tecnología como aliada en este objetivo. “Si la tecnología y los sistemas les simplifican la vida a mis colaboradores en actividades repetitivas y sin tanto valor agregado, seguro les sobrará tiempo para dedicarlo a generar y ejecutar ideas innovadoras”, pensarán estos directores.

Sin duda dos extremos del pensamiento directivo, los cuales ponen en evidencia valores, traumas y complejos de los mismos directores, por experiencias pasadas. Mientras los primeros buscan el control de personas y convertirlos en autómatas, sin importar que en ellos existan grandes capacidades de imaginación e innovación, los segundos contemplan a sus colaboradores como seres humanos con un gran potencial, sólo que requieren cierta ayuda de la tecnología para liberarlo.

Los primeros, cuando ven que las personas tienen algo de tiempo libre que los nuevos sistemas les permiten, de inmediato les asignan nuevas actividades para llenar esos huecos libres. Pero los segundos les ofrecen herramientas y espacios para activar sus creatividad y capacidad innovadora.

Sin embargo es interesante no sólo analizar estas situaciones desde la perspectiva de los directores. Tristemente también existen colaboradores que se autoperciben como autómatas que sólo están en ese puesto para capturar datos, y cuando tienen algo de tiempo libre se dedican a fumar, platicar de cosas triviales o criticar a otros colaboradores. Aunque –y me da esperanza saber– también existen los colaboradores que buscan aprovechar los sistemas, salir rápido de sus tareas automáticas y aprovechar el tiempo que tienen disponible para dedicarlo a la innovación, a pensar creativamente, a aportar ideas que permitan llegar más rápido a las metas corporativas planteadas.

Y tú, ¿qué tipo de director eres?, ¿qué tipo de pensamiento tienes sobre tus colaboradores?, ¿para qué quieres la tecnología?, ¿la quieres para controlar a tus colaboradores o la quieres para liberar la imaginación y la creatividad de tus colaboradores? Adicionalmente, si eres colaborador de una empresa, hazte la siguiente pregunta: ¿consideras que el tiempo que tienes disponible con la instalación de los nuevos sistemas es para desperdiciarlo o para aprovecharlo al máximo?

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Facebook: rperret1

Twitter: @ricardopeer

Página web: Ricardo Perret – Socio Mindcode & Brainscan

Mindcode

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Reforma energética blindada contra dinero ilícito?
Por

Al revisar la estructura de gobierno corporativo de los oferentes en licitaciones públicas, un elemento importante a val...