Por Vanessa Jaklitsch Gaona

La pandemia del coronavirus ha paralizado el mundo de la noche a la mañana, cambiándolo de manera radical. En cuestión de semanas, el brote de esta nueva enfermedad se ha esparcido por más de 212 países, dejando en apenas unos meses un balance de al menos 3.5 millones de contagiados y cerca de 250,000 víctimas mortales. 

El epicentro de la pandemia se ha concentrado en la ciudad de Nueva York, a la que ha golpeado con fuerza desde que hizo su entrada por el continente americano. Por ello, el empresario neoyorkino y CEO de Villency Design Group, Eric Villency, ha diseñado en tiempo récord una solución para afrontar la deseada vuelta a la normalidad. 

Pero levantar las órdenes de confinamiento para desbloquear la actividad diaria de una población que supera los 8 millones de habitantes no se presenta nada fácil. Tampoco la de otras localidades de decenas de países del hemisferio que han sufrido, sufren o sufrirán las devastadoras consecuencias del Covid-19. La implementación de nuevas prácticas y métodos eficaces que eviten una mayor propagación del virus serán la clave del éxito en el proceso de recuperación. 

Puedes leer: México sufre el día más letal por coronavirus: 236 muertes en las últimas 24 horas

Con ese objetivo, el popular diseñador y creador de productos fitness tan emblemáticos como las bicicletas estáticas de alta tecnología Soulcycle y Peloton o el concepto de boxeo Rumble, ha materializado su última obra en una innovadora idea: Thermal Guardian. Se trata de un dispositivo inteligente que monitorea la temperatura corporal y tiene la capacidad de escanear cualquier espacio físico para identificar a personas que presenten un cuadro de fiebre.

Dos distintos modelos de funcionamiento, uno más sencillo y otro más sofisticado, ya están disponibles a la venta y se han empezado a instalar con éxito en edificios residenciales, restaurantes y negocios de Manhattan que esperan reabrir muy pronto sus puertas, en cuanto se levanten las restricciones. Para alivio de los clientes que accedan a las zonas comunes de estos establecimientos, el nuevo dispositivo Thermal Guardian podrá detectar en tiempo real la temperatura corporal de todas las personas que accedan al lugar donde esté instalada y detener la propagación de la enfermedad. Un proyecto que podrá expandirse, desde Estados Unidos, al resto de América Latina. 

Tan pronto como la gravedad del Covid-19 se hizo evidente, Villency encendió la maquinaria de su empresa para paliar los efectos de una crisis sanitaria y económica sin precedentes. En menos de un mes, juntó habilidades, equipo humano y recursos disponibles. Llamó a fabricantes, ingenieros y desarrolladores con los que ha trabajado regularmente durante décadas para identificar el hardware más confiable de monitoreo pasivo de amplia gama de temperatura. Con esa información, diseñó una interfaz de usuario muy simple y un sistema que podía implementarse rápidamente y en cualquier lugar. 

También los frecuentes viajes del magnate estadounidense a Taiwán, donde su empresa tiene la sede de Asia y gran parte de su producción, le han otorgado el conocimiento necesario en el área, así como una amplia red internacional de contactos y experiencia en la velocidad de comercialización. 

Villency ha sabido aprovechar las ventajas a su alcance para actuar tan rápido como las necesidades que surgían de esta crisis. Descolgar el teléfono y hablar directamente con proveedores, fabricantes y clientes de todo el mundo le ha ayudado a convertir en realidad la puesta en marcha del producto. Un nuevo servicio que podrá ser determinante para afrontar los desafíos que presenta el nuevo mundo, todavía desconocido, al que nos enfrentamos. 

Y es que la realidad tras la inesperada pandemia augura ser muy distinta. Espacios públicos como aeropuertos, medios de transporte, hoteles, restaurantes, oficinas y un largo etcétera de lugares a los que ya no podrá accederse con total libertad, a menos que nuevas prácticas como ésta ayuden a recuperar la seguridad y confianza de los transeúntes. 

En tiempos difíciles y con grandes desafíos, empresarios y emprendedores como Villency intensifican su potencial y crean sus propias soluciones de negocio en beneficio de la sociedad. Este inventor tecnológico del siglo XXI, que cuenta entre sus clientes habituales con The Ritz- Carlton, Mercedes Benz, Delta o Equinox, cree que la gente quiere ver liderazgo precisamente en momentos de incertidumbre como el actual. 

“Los desafíos de llevar un negocio en este entorno pueden ser abrumadores, pero también una oportunidad para lograr un cambio positivo. Les diría a otros empresarios que aprovechen nuestra experiencia colectiva ante la adversidad. Que llamen a su red de contactos y saquen lo mejor de la creatividad y habilidades que llevamos años desarrollando para solucionar los problemas que ahora se plantean y que pueden ayudar a la recuperación”, enfatiza Villency.

 

Siguientes artículos

facebook
Zuckerberg critica a Twitter por verificar tuits de Trump: ‘empresas no deberían ser árbitro de la verdad’
Por

“Las compañías privadas probablemente no deberían hacerlo, especialmente estas plataformas, no deberían estar en la posi...