Cuando para algunos la tecnología suele ser rígida, hoy observamos expresiones que trascienden hacia varias disciplinas para crear arte, los dominios de Stephen Willats.

 

La discusión de qué es y qué no es arte puede ser interminable. Si le sumamos las nuevas corrientes de arte digital, arte conceptual o media art, la discusión se torna más polémica aún. El arte no es estático; evoluciona se y transforma. En el posmodernismo, el arte está justamente en una etapa de cambio y adaptación a la tecnología. Se torna en experiencias que se extienden más allá de una galería: instalaciones multimedia, arte interactivo, fotomontaje e incluso temas más avanzados como la telepresencia o la robótica.

Si en el arte moderno, un círculo rojo pintado en un enorme lienzo era cuestionable; líneas creadas por patrones programados electrónicamente, sin duda alguna también lo será. Sin embargo, el impacto tecnológico también se hace presente en el rubro artístico. Los artistas del Renacimiento volverían a su tumba al ver una pieza de “arte conceptual”. Sin embargo, lo mismo hubiera pasado si hubieran visto el arte del siglo XIX trastocado por la Revolución Industrial.

PUBLICIDAD

Y justamente dicho periodo es el ejemplo perfecto para observar que el conjunto de transformaciones fue la consecuencia de otra serie de acontecimientos sociales, políticos, económicos y culturales. La Revolución Tecnológica no es llamada así por mera casualidad; genera también un cambio sustancial que trastoca todos los ámbitos. Si le sumamos el fenómeno global, quizá los renacentistas analizarían más a detalle el fenómeno tecnológico con el que hoy nos toca vivir.

 

Espacio de producción de conocimiento

Para efectos prácticos denominaremos a esta nueva forma de hacer arte como conceptual, incluyendo los ejemplos antes mencionados y tomando como parámetro el uso de la tecnología para crear o producir conocimiento. Los artistas refieren el uso de éste como un medio que permite realizar parámetros, abstracciones a través de la programación. La tecnología se interpone como mediador entre el artista y la obra.

Bajo esta premisa, y tratando de ser objetivos frente al concepto de arte, revisemos una propuesta, a mi parecer, interesante: la de Stephen Willats, artista británico cuya formación es lo que más llama mi atención. Su arte no es producto de una idea; nace de un conjunto de disciplinas que a lo largo de su carrera lo inclinaron a crear una sinergia de piezas e investigaciones por demás interesantes.

El trabajo multidisciplinario de Willats inició en el mundo del diseño. Paulatinamente fue incursionando en la pedagogía, la cibernética, la sociología y la publicidad. Tras esa formación y persiguiendo diversos intereses a lo largo de su carrera, recientemente se presentó por primera vez en México y en América Latina con su exposición Hombre del siglo XXI. La premisa de la muestra proponía una interacción entre el artista, la audiencia y el contexto alrededor de una obra de arte, ésta como elemento central de la triada de elementos. Si bien la exhibición fue temporal, se puede conocer de cerca el trabajo de Willats en su sitio web.

Como precursor del arte conceptual británico, posteriormente se centra en llevar el arte fuera de escalerillas haciendo estudios relacionados con la sociología y el estudio de la cultura de masas. Desde las subculturas juveniles inglesas hasta la creación del arte como producto de la sociedad, su trabajo se extiende también hacia su revista, Control, de la cual sigue siendo editor.

En resumen, la obra de Stephen Willats propone una fusión entre el arte y la tecnología con un carácter multidisciplinario: el artista como diseñador conceptual; la función social del arte; visual automatics; movilidad social: estética de las torres habitacionales y subculturas juveniles; signos y mensaje: espacio abstracto y trabajo inmaterial. El artista comprende muy bien el mundo global, y con su obra apela a la colaboración, interacción, análisis y reacción del espectador.

Cuando para algunos la tecnología suele ser rígida, hoy observamos expresiones que trascienden hacia varias disciplinas para crear arte. Trasciende a instalaciones fuera de la galería que se prestan a la interacción del espectador a través del movimiento, jugando de mil formas con sus sentidos y percepciones en un mundo trastocado, irónicamente, por éste.

 

Contacto:

Twitter: @SoyYoLucy

Semántik

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

México trabaja para evitar brotes de influenza aviar: Sagarpa
Por

Una cepa del virus de la influenza aviaria se esparció por la industria avícola mexicana en 2012 y 2013 y llevó al sacri...

También te puede interesar