La app de mensajería advirtió que continuará rastreando y bloqueando canales con contenido relacionado con el grupo terrorista.

 

Por Parmy Olson

PUBLICIDAD

Han pasado menos de dos meses desde la app de mensajería Telegram lanzó una nueva característica llamada Channels que permitía a cualquiera enviar mensajes a miles de personas de una manera similar a la de Twitter. Dentro de esa breve ventana de tiempo, parece que decenas de canales fueron creados por los partidarios de la agrupación fundamentalista Estado Islámico (EI) para difundir propaganda del grupo a miles de usuarios.

Los partidarios de EI han usado Telegram para publicar declaraciones oficiales, aceptando su responsabilidad en los atentados de París, por ejemplo, y para comunicarse entre sí. El ruso Pavel Durov creó Telegram en 2013 para poder comunicarse con amigos y colegas sin la interferencia del Kremlin; la app se enorgullece de correr sobre una red fuertemente encriptada que mantiene todas las comunicaciones privadas. La compañía dice en su página de preguntas frecuentes que su red es más segura que los otras apps de mensajería de uso masivo como WhatsApp y LINE.

Durov ha dicho que Telegram no cederá en sus principios de privacidad dando las autoridades gubernamentales cualquier tipo de acceso a los mensajes que se envían entre los terroristas, pero ahora ha tomado el asunto en sus propias manos con los canales de ISIS.

Anoche Telegram emitió un comunicado en su propio canal diciendo que la semana pasada cerró 78 canales en 12 idiomas que publicaban propaganda de EI:

“Nos perturbó enterarnos de que los canales públicos de Telegram estaban siendo usados por EI para difundir su propaganda. Estamos revisando cuidadosamente todos los informes enviados a nosotros vía [email protected] y tomando las medidas adecuadas para bloquear esos canales.”

El co fundador y CEO de Telegram Pavel Durov no respondió a una solicitud de comentarios.

El cierre de canales ya provocó una respuesta violenta de los partidarios de EI.

Un miembro de EI dijo en Telegram: “la guerra contra Telegram ha comenzado”, según Charlie Winter, investigador senior de la Fundación Quilliam que ha seguido los canales de EI en la aplicación. En uno de los canales restantes que aún funcionan se lee el siguiente mensaje:

Telegram ha dicho que también está lanzando una forma más fácil para que los usuarios puedan denunciar contenidos públicos objetables, y que estará disponible a través de una actualización esta semana, pero agregó que todos los chats uno a uno y chats en grupo permanecerán privados.

Telegram ha dicho que cumplirá con las leyes locales caso por caso. Eliminará, por ejemplo, contenido público como imágenes que violen los derechos de propiedad intelectual u otras leyes en los países pertinentes, pero no necesariamente cumplirá con las leyes locales relacionadas con la libertad de expresión:

“Aunque bloqueamos algunas publicaciones y canales (por ejemplo, los relacionados con EI), no bloquearemos a nadie que exprese pacíficamente opiniones alternativas”, dice.

Telegram lanzó su función de canales el 22 de septiembre, diciendo que podría tener un número ilimitado de miembros y una URL pública.

El cierre de canales propagandísticos de EI podría terminar forzando a los partidarios del grupo a usar un menor número de canales de comunicación, dice Ewan Lawson, investigador senior en el Royal United Services Institute for Defense and Security, en Londres, y puede ayudar a las autoridades a tratar de localizarlos. “Eso crea un blanco más pequeño, lo que facilita el enfoque de las herramientas de espionaje cibernético del Estado.”

 

Siguientes artículos

CMR incorpora a su portafolio a LongHorn Steakhouse
Por

La firma llegó a un acuerdo con el grupo restaurantero estadounidense Darden Restaurants para la apertura y operación ex...