Emilio Romano es el jefe de la segunda cadena de TV de habla hispana en Estados Unidos y trae algo en mente: capturar la atención de casi 37 millones de televidentes. ¿De qué forma? Con programas que no oculten la realidad… por muy cruda que ésta sea.

 

Por Hiroshi Takahashi

 

Michael J. Angelakis dice que si alguien observa los ratings de Telemundo, se dará cuenta de que cada vez tienen mejores resultados. El vicepresidente y jefe de Finanzas de Comcast, la dueña de NBC Universal, así como de la cadena de TV que transmitió La reina del sur, dice que el secreto es invertir.

“Vemos a Telemundo como una opor­tunidad muy sustanciosa”, dijo Angela­kis durante una reunión con analistas de Goldman Sachs, hace unos días. Durante la charla, los filosos analistas le preguntaron cómo harían para balan­cear el negocio entre ellos y el jugador más fuerte en el mercado hispano en Esta­dos Unidos, es decir, Univisión. “Simple­mente invertimos”, respondió Michael J. Angelakis sin despeinarse.

En efecto, Telemundo ha sacado la chequera. En su poder tiene los derechos para transmitir los Mundiales de Fútbol de 2018 y de 2022. Deportes y noticias son su fuerte.

De acuerdo con el Pew Research Cen­ter, por lo menos 36.7 millones de per­sonas de cinco años en adelante hablan español en sus hogares en Estados Unidos. El español es, por mucho, el lenguaje más hablado después del inglés en la Unión Americana.  Ese flujo, asegura Pew Center, se está reflejando en el consumo de TV en Estados Unidos.

Univisión, la acérrima rival de Tele­mundo, fue noticia mundial hace unos meses cuando Nielsen anunció que entre el 27 de junio y el 24 de julio de 2013, la cadena promedió 1.8 millones de televidentes de entre 18 y 49 años por la noche. Fue un escándalo para algu­nos, porque por primera vez rebasó las audiencias de FOX, NBC, CBS y ABC, en horario nocturno.

Según el Pew Hispanic Center, el éxito de Univisión y Telemundo también habla del crecimiento del mercado de los hispanoparlantes en Estados Unidos, que hoy se estima en 37 millones, frente a los 10 millones que se calculaba en 1980. Y, de ese total, la mayoría es de ori­gen mexicano.

 

Calidad prime time

Desde octubre de 2011, Emilio Romano es el presidente de Telemundo Media. En su momento, los directivos de NBC justifica­ron su nombramiento por el conocimiento que tiene del mercado mexicano. Romano presume que ser mexicano lo ayuda, porque gracias a eso conoce muy bien el gusto de sus paisanos.

Su objetivo, dice, no es sólo llevar a Telemundo a ser la empresa de medios en español número uno del mundo, sino demostrar que los mexicanos en el extran­jero pueden destacar. Ya metido en sus terrenos, el presidente de Telemundo hace notar que la calidad de las producciones en español en Estados Unidos ha subido considerablemente en los últimos años.

“Nosotros tenemos un auditorio en Estados Unidos que está viendo lo que hay en la TV en inglés y lo compara inmedia­tamente con lo que hay en la TV en espa­ñol. Nosotros no podemos satisfacer a este auditorio si no le damos contenido con calidad de producción, por lo menos equi­valente a lo que puede ver en una cadena en inglés”, dice Romano.

Visto así, todo indica que Emilio Romano está siguiendo las instrucciones del jefe de Finanzas de Comcast, Michael J. Angelakis, cuando decía que los cañona­zos de dinero sólo tendrían buen fin, siem­pre y cuando provocaran movimientos ante el nivel de la competencia que Tele­mundo enfrenta.

Parte de su estrategia, para ser el número uno del mercado, es llevar esa calidad de producción a un nivel mayor. “No necesariamente estamos buscando gastar más, pero cuando se requiere lo hacemos, porque creemos que nuestro auditorio lo está pidiendo”, justifica.

 

Cómo ser número 1

─ ¿Cuál es su secreto para atraer a los anunciantes?

Lo que hacemos realmente es entender que el contenido es el rey. Tenemos un gran contenido, un gran auditorio en número y en calidad, y los anunciantes buscan cons­tantemente cómo llegar de la mejor forma al auditorio para poder transmitir sus men­sajes. Entonces les digo que la razón por la que queremos ser número uno es porque queremos ser el mejor socio de nuestros anunciantes.

El presidente de Telemundo insiste en que son la segunda empresa más importante del mundo en creación de contenidos originales en español. Desde esa perspectiva, dice que se ven como una empresa que tiene mucho que apor­tar para mejorar la calidad de los conte­nidos mediáticos.

“Que cada vez los mexicanos tenga­mos acceso a mejores contenidos, de más alta calidad, y también a que los productores, a que la creatividad de los mexicanos, sea mejor apreciada y remu­nerada como lo era hace muchos años”.

 contenido1

La realidad, sin cortes

Emilio Romano medita: recuerda que hubo una época de oro del contenido mexicano, con el cine y las creaciones televisivas. Hoy, advierte, es una obliga­ción tener otra vez esa calidad… antes de que sea demasiado tarde.

“El hecho de que ahora podamos dis­tribuir estos contenidos, no sólo por TV, sino por Internet y otros medios, abre otra vez la puerta para que el contenido se revalúe, tenga una salida. Siempre el contenido de calidad va a triunfar”.

Sin embargo, Romano insiste en que los mexicanos nos estamos quedando atrás en la generación de contenidos frente a otras naciones hispanoparlan­tes. “Países como Colombia y Argentina, los veo tomando el liderazgo que tradi­cionalmente habíamos tenido en México para generar los contenidos más ricos en español. Quisiera, y estoy seguro que lo vamos a lograr: tomar la vanguardia y seguir haciendo mejor contenido”.

 

─¿Cuál fue el último programa que vio en tv?

Homeland, me gustó mucho, es una serie israelí en origen, hecha por Estados Uni­dos que pasó en una cadena de cable y me pareció un extraordinario contenido en inglés. También House of Cards, que distribuyó Netflix; el Newsroom, por el que Jeff Daniels sacó el Emmy al mejor actor. Y en la tv en español, sin duda,

La patrona ha sido un contenido extraordinario. Y El señor de los cielos, que es la novela de mayor rating que ha tenido Telemundo, después de La reina del sur.

 

─ ¿Por qué se atrevió a meterse a las historias de narcos?

Nosotros no hacemos historias específi­camente de narcos, abordamos el tema, si bien eso es un hecho, nosotros no hacemos historias enfocadas a los nar­cos; nosotros sí hacemos superproduc­ciones basadas en la vida real. Hemos querido darle al auditorio la posibili­dad de ver las cosas como se dan, como son, sin que sea una apología del delito. A nosotros nos queda muy claro que el hecho de llevar algo que está pasando en el país a la pantalla… primero es una historia ficticia, no estamos reflejando la realidad, estamos haciendo historias de entretenimiento, pero siempre lo hace­mos dejando claramente el mensaje de que el mal nunca triunfa, porque verda­deramente nunca triunfa.

 

─ ¿Usted cree que La reina del sur es la reina de Telemundo, precisamente porque refleja lo que a muchos no les gusta ni platicar?

La reina del sur está basada en un libro, una novela de Arturo Pérez-Reverte, que originalmente está basada en un corrido de Los Tigres del Norte. Es un personaje que existe en la imaginación y desde esa perspectiva yo lo veo como una gran his­toria llevada a la pantalla con una gran actuación y que dio un entretenimiento de calidad al auditorio. No hay apolo­gía del delito, al contrario. Lo que noso­tros hacemos es contar las historias que son relevantes porque nuestro público lo está pidiendo, y lo hacemos con toda la conciencia de que tenemos una res­ponsabilidad muy grande de entretener, pero de entretener con calidad.

 

Siguientes artículos

ICA gana contrato por 1,157 mdp para la construcción de hospitales
Por

Los contratos son para construir el Hospital General Regional de 250 camas en León, Guanajuato y el Hospital General de...