Más vale prevenir para dormir tranquilo en toda temporada y no tener que empezar de cero después de un siniestro inesperado.

 

 

Es el hecho de que cada año en nuestro país, especialmente en el centro y occidente, las lluvias no perdonan, pues hay inundaciones que afectan casas y, por supuesto, incrementan los incidentes de tránsito en al menos un 10 por ciento.

 

Focos rojos

Por diferentes razones de cada entidad, los riesgos más latentes de inundación se concentran en Baja California, Chiapas, Distrito Federal, Durango, Jalisco, Sinaloa y Veracruz; esto, de acuerdo con la opinión del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred).

Para esta temporada de huracanes, la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés) pronosticó entre ocho y 13 tormentas tropicales, seis de éstas con amplia posibilidad de convertirse en huracán.

 

Riesgos inesperados

Esta información muestra la necesidad de proteger los dos bienes materiales que seguramente constituyen la parte más importante de nuestro patrimonio: la casa y el auto, que –como ya hemos explicado–son los objetos de mayor valor en las familias mexicanas.

¿Qué puede salir mal? Aun y con el auto estacionado en la comodidad de nuestro hogar puede sobrevenir una inundación, el derrumbe de una barda o un árbol, así como daños directos o indirectos por la caída de rayos en la casa, además de granizo que puede romper vidrios y tragaluces, entre otras cosas. Sabías que si el agua se mete al interior del motor de un auto existe la posibilidad de que la pérdida sea total, o que los artículos electrodomésticos y muebles prácticamente quedan inservibles cuando se mojan.

 

Barato y funcional

Si eres propietario de uno de los 23 millones de vehículos que circulan en el país, tengo buenas noticias: tienes la posibilidad de invertir el equivalente a cuatro o cinco tanques de gasolina con la que llenas tu auto y adquirir una póliza que asegurará tu vehículo contra estos riesgos.

Además tienes la opción de invertir la misma cantidad o un poco más para proteger el mayor de tus patrimonios: tu hogar, bajo la cobertura denominada “riesgos hidrometeorológicos” o también “responsabilidad civil familiar”. Piensa que es realmente una pequeña inversión a cambio de dormir tranquilo y no tener que empezar de cero después de un siniestro inesperado.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @AXAMexico

Facebook: axamexico

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

Siguientes artículos

Brasil 2014: El Mundial de las sorpresas
Por

El periodista deportivo José Ramón Fernández hace un análisis muy peculiar para Forbes México del Mundial Brasil 2014 y...