Ayer, la Secretaría de Hacienda anunció que el director de Pemex, José Antonio González Anaya, propondrá un recorte de 100,000 millones de pesos (mdp) a su presupuesto para este año.

 

La confianza empresarial en México podría verse afectada negativamente por las tensiones financieras en Petróleos Mexicanos (Pemex), además los efectos de una menor demanda de exportaciones por parte de Estados Unidos pueden ser un riesgo para la economía mexicana, consideró la agencia calificadora Moody’s.

PUBLICIDAD

Ayer, la Secretaría de Hacienda anunció que el director de Pemex, José Antonio González Anaya, propondrá un recorte de 100,000 millones de pesos (mdp) a su presupuesto para este año, ante la caída de los precios del petróleo y la pesada deuda que enfrenta la compañía.

El presupuesto de la empresa productiva del Estado para este año era de 547,560 mdp, el cual ya había sufrido un recorte previamente en la configuración del Presupuesto de Egresos 2016.

En septiembre de 2015, Nymia Almeida, vicepresidente y senior credit officer de Moody’s, dijo en conferencia de prensa que un panorama deprimido en los precios de petróleo y una perspectiva negativa para el sector en general acortó el flujo de efectivo de Pemex. El 23 de enero, Moody’s les dio la calificación Baa1 a Pemex.

Moody’s prevé un rango de crecimiento entre 2 y 3% para 2016. La Secretaría de Hacienda espera un crecimiento de entre 2.6 y 3.6% para este año.

 

China y petróleo, principales riesgos para economía global

Los riesgos para el crecimiento global se incrementaron debido a la nueva caída en los precios del petróleo y la preocupación sobre un menor crecimiento en China, destacó Moody’s.

En el estudio Global Macro Outlook 2016-2017, la calificadora indicó que estos riesgos están acompañados por un aumento en la aversión al riesgo y el endurecimiento de las condiciones del mercado financiero.

Moody´s advirtió que si las condiciones del mercado no son las óptimas esto generara mayores costos de financiación, lo que limitará el acceso de más empresas al mercado. Lo anterior podría tener un mayor impacto en la inversión y en el crecimiento económico.

En su reporte, la agencia prevé un crecimiento de 2.6% para el Grupo de los 20 países más industrializados (G20), mientras que prevé un PIB de 2.9% en 2017.

Las diferencias en las políticas fiscales y monetarias para estimular el crecimiento o mitigar los riesgos dentro del G20 se explican en parte por los patrones de crecimiento.

Los presupuestos gubernamentales son golpeados por los menores precios de las materias primas y la depreciación en las monedas, por lo que el espacio para mitigar los riesgos es limitado.

 

Siguientes artículos

CNBV multa a Deloitte con 4.2 mdp por auditorías a OHL
Por

La sanción del ente regulador a Deloitte fue por diversas violaciones a la Ley del Mercado de Valores en la auditoría de...