En las últimas semanas se ha desatado una ola de incidentes a nivel mundial de crimen y violencia, ataques ya sea por odio religioso, racista, por insatisfacción o no sé si por pura y simple locura; ataques y asesinatos en Niza, Dallas, Orlando, Múnich, Kabul, etc., y si a esto sumamos los eventos como el intento de golpe de Estado en Turquía, la situación en Venezuela y la inestabilidad en Medio Oriente, pareciera que el mundo se ha vuelto loco y la humanidad está al borde del terror.

Hoy, las justas deportivas que eran eventos en que los países se unían para disfrutar las habilidades humanas se han convertido en grandes objetivos de los grupos terroristas, narcotraficantes y delincuenciales; hoy son igual de llamativos estos eventos por sus resultados, pero desafortunadamente también por los operativos e incidentes de seguridad.

Lo más común en la actualidad son las alertas de los países invitando a sus conciudadanos a no visitar determinados países por los riesgos en la seguridad; así pues, podemos decir que el mundo está loco, loco, loco, como decía el titulo de una vieja película de Hollywood. El problema es que ese filme era de risa y lo que hoy vivimos es un drama mundial.

¿Qué le está pasando a la humanidad?, sería la pregunta que debemos hacernos, y hacernos pensar si es un asunto de insatisfacción económica, religiosa o democrática. Coincidentemente, hoy vemos que los movimientos nacionalistas se están generalizando en diferentes países, y pudiera ser que eso está llevando a los ciudadanos del mundo a radicalizarse o viceversa, que esta insatisfacción está dando pie a los movimientos nacionalistas. El problema es que la historia marca que en el siglo XIX este tipo de movimientos generaron una gran cantidad de conflictos bélicos.

Desafortunadamente, las últimas noticias en nuestro vecino del norte no ayudan a dar paz ni tranquilidad. Increíblemente, Donald Trump ganó la nominación del Partido Republicano como candidato a la presidencia de Estados Unidos, y ayer mismo las encuestas que se publicaban en diferentes medios marcaban una ligera ventaja de Trump sobre Hillary Clinton. El problema es que el discurso de Trump incita a la violencia, al racismo, radicaliza, y todo esto aterra a sus contrincantes, a sus vecinos, socios comerciales y en general a todo el mundo. Ya hoy puede ser que se repita un acontecimiento como el de Reino Unido, donde una clase media inconforme tome decisiones que puedan dañar la estabilidad mundial.

Toda esta situación nos debe hacer reflexionar hacia dónde se dirige la humanidad, si existen los liderazgos adecuados y si no estamos entrando en una crisis de identidad de raza.

Hay veces que suponemos que los conflictos bélicos se generan únicamente por las decisiones de los dirigentes políticos, cuando en realidad este tipo de tendencias son las que generan a los líderes que al final del día toman las decisiones incorrectas y colocan en riesgo a toda la humanidad.

El mundo enfrenta una serie de paradigmas de los modelos social, político y económico en conjunto; un gran número de países han generado grandes reformas en sus Estados, las que pueden entenderse como parte de movimientos intestinos que generan las grandes transformaciones en países sumados en todo el mundo. Esperemos que se tranquilicen las aguas y no lleguemos a grandes enfrentamientos que, a la larga, pudieran crear conflictos bélicos.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

YouTube: El Marco del Poder

Google+: Marco V. Herrera Berenguer

Blog: Marco V. Herrera / El Marco del Poder

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Hillary Clinton hace historia como la primera candidata a la presidencia de EU
Por

Los delegados de Dakota del Sur le dieron 15 votos a Clinton, asegurando que la ex primera dama sumara los 2,383 necesar...