Tesla, fabricante de automóviles eléctricos, hizo un llamado este martes al Gobierno del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, solicitando que implemente regulaciones de eficiencia de combustible mucho más rigurosas que las propuestas por los reguladores, las cuales estarán vigentes hasta el año 2032.

La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico por Carretera (NHTSA, por sus siglas en inglés) propuso en julio aumentar los requisitos economía en el consumo promedio de combustible (CAFE) para automóviles en un 2% y en un 4% para camionetas y todoterrenos entre 2027 y 2032.

Tesla quiere que la agencia finalice las normas que aumentan la eficiencia para los coches en un 6% anual y en un 8% para camionetas y SUV, diciendo que sería mejor “conservar energía y abordar el cambio climático”.

La propuesta de la NHTSA se traduciría en una eficiencia promedio del combustible en toda la flota de 93 kilómetros por galón para 2032.

La postura de Tesla la enfrenta a las principales automotrices.

Lee también: Elon Musk quiere que cargar un auto eléctrico en México sea sinónimo de recurrir a Tesla

El lunes, un grupo que representa a General Motors, Toyota Motor, Volkswagen y casi todas las demás grandes automotrices criticó duramente la propuesta de la NHTSA, diciendo que no es razonable y pidió revisiones significativas.

El American Automotive Policy Council, un grupo que representa a las tres automotrices de Detroit, pidió por separado a la NHTSA reducir a la mitad sus aumentos propuestos de ahorro de combustible al 2% anual para las camionetas, diciendo que la propuesta “afectaría desproporcionadamente la flota”.

El grupo señaló que el 83% de los vehículos producidos por Ford, GM y Stellantis, la matriz de Chrysler, son camionetas.

La NHTSA respondió que su norma “se centra en ahorrar dinero a los estadounidenses en el surtidor de gasolina y reforzar la independencia energética”, y estimó que los beneficios combinados de la propuesta superan los costos en más de 18,000 millones de dólares.

La Alianza para la Innovación Automotriz dijo el mes pasado que las automotrices se enfrentarían a más de 14,000 millones de dólares en multas por incumplimiento entre 2027 y 2032.

Toyota dijo el martes que las multas son “una prueba de que no hay tecnología suficiente para cumplir las normas propuestas y de que dichas normas se han fijado más allá de lo máximo factible”.

Las automotrices estadounidenses han advertido por separado que las multas costarían 6,500 millones de dólares a GM, 3,100 millones a Stellantis y 1,000 millones a Ford, citando las previsiones de la NHTSA.

Las automotrices también expresaron su alarma por la propuesta del Departamento de Energía de revisar la forma en que calcula la calificación de economía de combustible equivalente al petróleo para los vehículos eléctricos en el programa CAFE de la NHTSA, diciendo que “devaluaría la economía de combustible de los vehículos eléctricos en un 72%”.

Con información de Reuters

¿Te gusta informarte por Google News? Sigue nuestro Showcase para tener las mejores historias

 

Siguientes artículos

Televisa
Acciones de Televisa tienen su peor caída en casi 8 meses
Por

Los títulos de la empresa en la BMV retroceden 7.7% luego de un pésimo pronóstico de su tercer trimestre, y de un recort...