Texas es una región energética con una población mexicana boyante e interesada en participar en el nuevo marco energético de México. ¿Qué papel jugará?

 

Por Javier Arreola y Patricio Gutiérrez Velarde

La naturaleza no conoce de fronteras establecidas entre los países, pues algunos de sus afloramientos son aún más viejos que los gobiernos, sus sistemas y decisiones. Un ejemplo de ello es la formación Eagle Ford –así llamada del lado estadounidense, ocupando el estado de Texas– o Cuenca de Burgos –su nombre del lado mexicano, ocupando los estados de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas–, que es una formación de roca sedimentaria con esquisto marino rico en materia orgánica, agente creador del gas shale.

PUBLICIDAD

En el área fronteriza se conjunta un fenómeno dual. Por un lado, Texas es líder global en la industria energética y Houston es la capital energética del mundo. Precisamente la mayor actividad de la revolución del shale se ha concentrado en la parte de la formación Eagle Ford comprendida entre San Antonio y Houston, y hasta la frontera con México. Esto permitió que la producción petrolera de ese estado, en millones de barriles por día, se duplicara en 13 años, siendo hoy ligeramente superior a la de México.

Por otro lado, con aproximadamente 8 millones, Texas es el segundo estado con más mexicanos en Estados Unidos. Esta cifra aumentó sensiblemente entre 2009 y 2012, que fue la época de más violencia en la frontera norte. Uno de estos grupos de mexicanos ha sido descrito como “una migración mexicana selectiva de gente adinerada, gente que está creando negocios, empresas; personas que invierten, consumen, compran o rentan casas”. (Martínez, 2010)

Ante la conjunción de esta región energética con una población mexicana boyante y que está interesada en participar en el nuevo marco energético de México, cabe preguntarse ¿qué papel jugarán las y los mexicanos residentes en Texas en la reforma energética?

 

Oportunidades para México y Texas, ¿de qué tamaño?

Estados Unidos busca reducir su dependencia de importaciones de los socios comerciales menos estables políticamente, favoreciendo el comercio hemisférico. No sólo la proximidad geográfica es importante, sino la posibilidad de participar en aguas profundas y en esquemas flexibles de utilidades.

De acuerdo con una audiencia ante el Senado de Texas, se espera que México gaste más de 10,000 millones de dólares (mmdd) en importar y servicios de dicho estado en las primeras etapas de la reforma energética. De acuerdo con planteamientos derivados de la misma, México necesita de empresas de Texas para proporcionar recursos físicos, tecnologías más avanzadas y experiencia en aguas profundas.

El impacto total daría a Texas entre 132,000 y 217,000 empleos, así como 2 mmdd en impuestos, para en el largo plazo sumar un total de 34.9 mmdd en actividad económica comercial, principalmente en manufactura de productos químicos, petroleros y de carbón. (Davis, 2014) En síntesis, los texanos esperan que la reforma energética provoque mayor actividad económica fronteriza que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, convirtiéndose en el estado de la Unión Americana más beneficiado por los lazos económicos, la proximidad geográfica y la especialización en el sector energético.

Por parte del gobierno mexicano, el interés de captación de inversión es añejo y se ha intensificado con motivo de la publicación de la Ronda 1, emprendiendo giras de trabajo a diferentes estados y ofreciendo reuniones ejecutivas y técnicas para actores y potenciales inversionistas, en estados como Texas y Nueva York. (Secretaría de Energía, 2014)

El objetivo último es desencadenar una revolución similar a la de Texas, por lo que tendrá que equipar a los estados fronterizos con caminos, gasoductos y oleoductos, plantas de procesamiento y vivienda competitivos, además de garantizar la seguridad, continuamente vulnerada por disputas entre los cárteles del Golfo y los Zetas.

 

El papel de los mexicanos en Texas

Numerosos grupos y empleados mexicanos que viven en Texas han mostrado su interés y entusiasmo por participar en la reforma energética. Los principales papeles que van a desempeñar son los siguientes:

  • Como trabajadores y funcionarios de Pemex. Podrán ejecutar las acciones que manda la reforma energética a la empresa productiva del estado. Principalmente, serán personas trabajando en Pemex Procurement International, con sede en Houston, así como constructores de gasoductos transfronterizos y operadores de las refinerías en la zona fronteriza.
  • Como enlace entre empresas estadounidenses y empresas y/o funcionarios mexicanos. Muchos de los mexicanos y grupos de mexicanos que han emigrado a Texas siguen teniendo contacto con empresas y funcionarios mexicanos. Además están enlazando a empresas texanas con grupos en México para facilitar su desembarco a México, brindar asesoría sobre la reforma energética, así como facilitarles los trámites para ser proveedores de la cadena de suministro y transferir tecnología. También cabe recalcar que se le brinda soporte legal no solamente a empresas texanas, sino a todas aquellas que quieran instalarse en territorio mexicano.
  • Como estudiantes que se están convirtiendo en especialistas. Con programas como el Fobesii y el Fondo Sener – Conacyt / Hidrocarburos del lado mexicano, así como el cobro de colegiatura estatal para no residentes y el Fondo Permanente para Universidades de impuestos petroleros del lado estadounidense, las universidades texanas se están convirtiendo en las favoritas para cientos de mexicanos que se quieren especializar en el sector petrolero.
  • Como asesores jurídicos. El derecho es una de las profesiones que más estudian y practican los mexicanos que han estudiado o viven en Estados Unidos. En este momento hay cientos de mexicanos con experiencia en el sector energético texano que están listos para poner manos a la obra en legislación y litigios derivados de la reforma energética.
  • Como inversionistas que participarán en “pequeños” portafolios de inversión. Las barreras de entrada al sector energético son multimillonarias, por lo que uno de los caminos más recurrentes es la creación de portafolios con múltiples inversionistas. Si bien ninguno de esos portafolios de inversión llegará a competir con una trasnacional, sí les permitirá aspirar a operar pequeños campos o a realizar servicios a las trasnacionales.
  • Como proveedores beneficiados de la legislación en materia de contenido nacional. La exigencia del 25% de contenido nacional para este año y de 35% para 2025 tendrá el potencial de atraer a proveedores no especializados para que participen indirectamente en la cadena de suministro. Varios de esos proveedores viven en Texas y tienen sus empresas en México.

Con todo lo anterior, el gran reto para esta colaboración binacional será tomar las mejores decisiones en medio de la hecatombe de los precios petroleros. Con una cotización por debajo de los 45 o 40 dólares, el desarrollo y las inversiones alrededor de la industria del shale se verán muy mermadas. Sin embargo, el proceso de trabajo conjunto requiere un largo tiempo, que iría más allá de la coyuntura actual.

Se espera que México recupere su posición como uno de los mayores productores de hidrocarburos en el mundo. Esto tiene implicaciones positivas para EU, ya que fortalece la estabilidad macroeconómica y la seguridad energética en América del Norte. Así como ambos países comparten una cuenca de gran rendimiento, ahora tendrán que llevar estos objetivos conjuntos a buen puerto para lograr los resultados prometidos. Por último, pero no menos importante, el éxito de la reforma dependerá de la calidad del proceso de su implementación.

 

Patricio Gutiérrez Velarde es politólogo por la Universidad de Texas en Austin y catalizador de la relación bilateral México-EUA como presidente de la Asociación de Empresarios Mexicanos Jóvenes en Austin.

 

Trabajos consultados

– Davis, J. (22 de septiembre de 2014). Mexico Energy Reform to Inject Billions into Texas, Panel Told. Obtenido de UTexas.
– Martínez, S. (26 de diciembre de 2010). Se dispara el éxodo de ricos de México a EU. Obtenido de La Jornada.
– Secretaría de Energía. (noviembre de 2014). Energy Reform: Round 1 (Technical Sessions). Obtenido de Secretaría de Energía.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @jarreolar

Facebook: Javier Arreola

Página personal: Javier Arreola

Página web: AILUM

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

México: ¿se acabó el brillo del sector turístico?
Por

México es el destino turístico número 13 a nivel global,  la inseguridad y la falta de infraestructura impiden figurar e...