Las tiendas de Blockbuster están en proceso de transición al concepto The B-Store: un lugar donde, además de rentar películas y videojuegos, se podrá encontrar la más nueva tecnología. Te presentamos los detalles de la estrategia. 

 

¿El modelo de negocio de Blockbuster aún puede ser interesante? Grupo Salinas cree que existe potencial y decidió convertirlo en el concepto The B-Store: un lugar que, además de ofrecer rentas de películas y videojuegos, busca competir en el terreno de la tecnología.

PUBLICIDAD

Luis Niño de Rivera, vicepresidente del consejo de administración de Banco Azteca, platicó con Forbes México acerca de la compra de Blockbuster por parte de la minorista Elektra, en una operación por 408 millones de pesos (unos 31 millones de dólares), anunciada en enero de 2014.

“Compramos Blockbuster y cambiamos al concepto The B-Store, porque queremos continuar con el negocio de rentar películas y videojuegos mientras sea viable. Curiosamente en el país todavía hay gente que toma su ida a rentar películas como un evento familiar, y con precios muy accesibles, por ejemplo con 150 pesos, todos salen felices. Ésa es una experiencia que por alguna razón sociológica en México continúa siendo valiosa.”

Esta compra se realizó cuando Grupo Salinas atraviesa por un mal momento: TV Azteca reportó una pérdida neta de 817 millones de pesos (mdp) por el tipo de cambio y mayores costos de ventas en el tercer trimestre de 2015. Asimismo, la expansión de Grupo Elektra no ha escapado de la crisis, pues la empresa anunció su salida del mercado de Brasil en mayo pasado.

Aunque la conversión de las tiendas Blockbuster a The B-Store es una oportunidad de negocios para Grupo Salinas, la transformación trajo consigo el cierre de algunas tiendas que no estaban ubicadas en lugares estratégicos o se encontraban cerca de algún Elektra. Otras cerraron porque no eran rentables. De 320 quedaron solamente 200.

“La compra de las tiendas Blockbuster me parece  muy acertada; además, es muy positivo darle un giro a algo que estaba a punto de terminar”, dice en entrevista Gonzalo Rojon González, director de Análisis de The Competitive Intelligence Unit (CIU).

La apuesta por los smartphones y la tecnología son los principales puntos en la estrategia de Grupo Salinas para The B-Store, además de la nueva marca Asertum Bank, con cuatro sucursales en Querétaro, una en Guadalajara, otra en el Ajusco, una más en Tecamachalco y la que abrirá en Monterrey.

“Estamos ofreciendo lo que hoy es el aparato más importante que se tiene en la casa. Si uno sale sin celular, no puede vivir, no puede trabajar, no se puede conectar. Este aparato tiene video, calendario, toma el pulso, graba, juega, manda mensajes, es una computadora casi tan potente como el primer Sputnik que salió con Yuri Gagarin en 1957”, platica Niño de Rivera.

 

Los retos

En Estados Unidos, Blockbuster se declaró en quiebra en 2010. La causa: la competencia del modelo de negocio basado en streaming, como el caso de Netflix. El punto final vino cuando las ventas de artículos en sus tiendas fueron sepultadas por el e-commerce.

Entonces, ¿rentar películas es un negocio viable? “Todavía hay personas que rentan películas, aún se siguen viendo estos formatos. Hay que recordar que en México, no todo mundo tiene internet como para ver contenidos diariamente, ni existe una penetración importante de TV de paga”, señala Rojon González.

El especialista argumenta que además de que los mexicanos siguen rentando películas, la incorporación de la venta de gadgets y smartphones en los negocios de The B-Store impulsará el modelo de negocio.

Con respecto a la amenaza del e-commerce, el director de análisis de CIU asegura que no es un riesgo para The B-Store.

“El e-commerce está creciendo. Vemos la llegada de Amazon y está siendo muy exitosa. PayPal también está teniendo cifras de crecimiento. Pero las personas que no tienen acceso y no pueden utilizar estos servicios continuarán durante muchos años con las compras físicas”, comenta.

Para Rojon González, el cambio de marca es otro aspecto que puede restar competitividad a The B-Store: “Blockbuster era reconocido por todos los mexicanos; ahora, de la noche a la mañana, cambiará de nombre y forma de operar. Esto sí podría ser arriesgado para el negocio.”

 

Un objetivo bien definido

Uno de los fuertes de Elektra son los pagos ‘chiquitos’, con que las personas que no tienen acceso a créditos en bancos pueden financiar sus compras. Lo mismo puede ocurrir con las tiendas de The B-Store. Gonzalo Rojon González considera que ésta debería ser la forma de negocio de las tiendas.

“No sé en dónde quedan exactamente todas las tiendas; sé que hay en colonias de nivel socioeconómico medio alto, pero también medio bajo, y donde tuvieron más éxito es precisamente en el nivel medio bajo”, argumenta el especialista.

Estados Unidos, obviamente, no es igual a México, comenzando por el poder adquisitivo. Lo mismo ocurre con las tiendas de Blockbuster en el país. Esa ventaja fue advertida por Luis Niño de Rivera.

“Con el cambio de concepto de Blockbuster a The B-Store vimos una enorme oportunidad en los puntos de venta. Vamos a poder ofertar en esas tiendas lo que está en la mente del consumidor: tecnología.”

Con información de Zacarías Ramírez y Uriel Naum

 

Siguientes artículos

Más de 1,000 millones de personas vieron la final del Mundial 2014
Por

La mayor audiencia del evento deportivo fue en China, donde 252.3 millones de televidentes siguieron el torneo, o 18.1%...