Negocio y estilo van de la mano. Cuatro jóvenes emprendedores mexicanos inician las operaciones de The Box Club, una innovadora propuesta en el negocio de la imagen masculina. Comienza la conquista del dandy moderno.

 

 

Por Victoria Mass

 

País emergente, nuevos perfiles de consumidores y alta demanda de experiencias personalizadas son el sueño de todo emprendedor. Juan Carlos, Enrique, Ana y Pierina han visto una clara oportunidad en el terreno de la vanidad masculina y se han armado con un equipo de estilistas y una plataforma logística para seducir a los ejecutivos mexicanos.

Su centro de operaciones, “el club”, se ubica en un departamento que mira al parque Lincoln, en Polanco (Ciudad de México). Aquí encontramos un bar, una peluquería y un sastre, entre otros, para personalizar la experiencia estética hasta donde el socio quiera. La descripción exacta, según Juan Carlos, “es un club de life & style”. Comienzan por seducir a sus clientes con The Box, la caja que contendrá de siete a 15 prendas especialmente seleccionadas de acuerdo a la entrevista previa con una estilista, quien registra el ritmo de vida, medidas del usuario, fechas y horas de entrega a domicilio. En un plazo de diez días deberá decidir qué concuerda con sus deseos, pagando sólo aquello que seleccione.

“Nuestro negocio es entender qué está buscando el cliente, ya sea un traje Su Misura o unos jeans de 20 dólares”, afirma Juan Carlos. Inician con 25 marcas ya posicionadas en el subconsciente colectivo, que varían desde Armani a H&M. Pero también quieren “empujar al talento local y llevar a los clientes propuestas mexicanas”. La capacitación de las estilistas, el servicio de entrega y el club per se, son las tres fortalezas para crear un vínculo profesional entre las estilistas, el socio e, inclusive, su esposa.

Los artículos tienen el mismo precio que en las boutiques. ¿Dónde está el negocio? En los márgenes obtenidos de las negociaciones con las marcas. “Ganamos porque utilizamos economías de escala. El servicio que brindamos al cliente no debe tener coste adicional para él”. Realizar un servicio personalizado y que ello no vaya en detrimento de la expansión del modelo de negocio, ¿es posible? “Nos inspiramos en empresas que tienen 15,000 socios y facturan arriba de 50 millones de dólares (mdd) al año, y la experiencia todavía es muy personalizada. Pensemos en Centurion Black o Quintessentially”, ejemplifica. “Queremos que la experiencia sea exactamente igual con 250 —su número inical— que con 3,000 socios. Ese es el reto”.

En el primer año tienen la visión de llegar a 1,000 socios, 3,000 el segundo y 5,000 para el tercero, valiéndose de una plataforma de infraestructura más robusta en entregas y constantes novedades en los terrenos del arte y la gastronomía. “Me interesa la facturación, pero tengo un modelo de negocio en el que si no cuido el servicio la facturación está condenada a disminuir en picada. Necesito que la estilista entienda de verdad al cliente para que la facturación sea espectacular, no sólo el primer año, sino los venideros”.

Para estos emprendedores el éxito radica en conseguir que el cliente sienta que está recibiendo el valor justo por el costo que paga. “Queremos relaciones a largo plazo, de confianza, que los socios nos recomienden a sus amigos cercanos. Eso da un crecimiento exponencial sin demeritar la experiencia. Queremos un vínculo de lealtad”.

Y, ¿no temen ser copiados? “No te puedes blindar contra eso. Para mí, el activo más importante es el cliente. Habrá imitadores, el mercado es muy grande, pero no tenemos miedo. La competencia te hace crecer. Somos los más innovadores, y eso nos otorga toda la ventaja”.

 

#jointheclub

@TheBoxClubMx

 

The Box Club México

Luis G Urbina 4

T. +52 (55) 66.50.7107

[email protected]

www.theboxclub.mx

Box-04_buena
 

Siguientes artículos

Alcatel reporta pérdida de 73 mde en primer trimestre
Por

El fabricante dijo que el quebranto se debió a los costos en su plan de reestructuración y a un menor margen en los cont...