Similar a la cartelera del cine, los videojuegos de horror se roban la atención de todos en octubre, creando la ventana ideal para el lanzamiento de los títulos que tienen el potencial de causar miedo en los jugadores. Este año el juego de horror más esperado es sin duda The Evil Within 2 (PS4 / Xbox One / Windows, Tango Gameworks / Bethesda Softworks, 2017), la secuela de uno de los títulos de este tipo más relevante de los últimos tiempos.

The Evil Within 2 nos pone de nuevo en el lugar del detective Sebastián Castellanos, quien en la primera entrega comenzaba su descenso a un mundo de horror mientras investigaba un asesinato múltiple en un hospital psiquiátrico. Tres años después de esos sucesos, en esta secuela, Sebastian se encuentra en una misión para rescatar a su hija, que creía muerta en un incendio que lo consumía con culpa durante años. Desde el principio, el juego adquiere una clara temática de ciencia ficción que no era tan evidente en el primero. El rescate consiste en conectar a Sebastian a STEM, un sistema que reúne a las personas que se conectan a él en un espacio de consciencia colectiva, mientras que los sujetos se encuentran dormidos en el mundo físico. Muy similar a como se ha visto en historia como The Matrix o Inception.

La hija de Sebastian se encuentra en el núcleo de STEM, pero algo ha salido mal perdiendo comunicación con ella y con un grupo de agentes que habían sido enviados para arreglar el problema. Dentro de STEM, Sebastián llega a un pequeño pueblo llamado Union que está siendo simulado a través de esta consciencia colectiva, y ahora se encuentra poblado de monstruos y peligrosos humanos mutados, que se volverán los enemigos a los que el jugador debe sobrevivir.

Durante la convención E3 de hace 3 años, justo antes del lanzamiento del primer The Evil Within, tuve la oportunidad de sentarme con su creador, el legendario desarrollador japonés Shinji Mikami, que me explicaba que su intención con la nueva franquicia era explorar una ruta distinta a la que estaban tomando los juegos de horror en ese entonces. El creía que era posible encontrar un balance sano entre la acción y el combate, sin traicionar el ambiente y los elementos que causan miedo en los jugadores. Podríamos decir que esto es un estilo opuesto que vemos en un juego como Outlast 2, que explota la indefensión del jugador de principio a fin.

PUBLICIDAD

Efectivamente el estilo de The Evil Within, primera y segunda parte, se enfoca abiertamente en elementos de acción y combate, sin permitir que éstos se atraviesen con el estilo del juego y la sensación de pánico y terror que logra causar. En este aspecto, The Evil Within 2 es un juego mucho mejor logrado y pulido que su antecesor, constantemente poniéndonos en situaciones de estrés e incomodidad que nos hacen olvidar que llevamos horas de juego combatiendo monstruos con éxito.

Durante el recorrido estaremos en distintos lugares sombríos y sórdidos, donde seremos emboscados y perseguidos por creaturas grotescas y sanguinarias. El juego da la oportunidad de jugar en tres niveles de dificultad, dando una buena opción para los jugadores que sólo estén interesados en disfrutar la historia. Además, el juego tiene un sistema de habilidades que permite mejorar a Sebastian en áreas como salud, vigor, recuperación, sigilo y combate. Esto permite que el jugador vaya moldeando el juego a su estilo. Por un lado, es posible jugar de forma violenta y agresiva, disparando a la primera provocación o uno puede intentar esconderse de los enemigos al explorar los niveles.

Hay varios elementos creativos que dan a The Evil Within 2 ese toque original que caracteriza a la serie. Uno de los más interesantes es un fotógrafo asesino que deja a sus víctimas encerradas en un bucle que repite su muerte infinitamente. Esto es tanto un elemento del juego, como de la historia que ayudan a mantener el interés del jugador, pero de la misma forma estas escenas tienen un gran atractivo estético, ya que permiten al jugador moverse a través de una escena tridimensional congelada (similar a los icónicos movimientos de cámara bullet time que hizo famoso The Matrix) con partículas, efectos de luz y sangre suspendidas en el aire.

Como juego de acción The Evil Within 2 hace un trabajo bastante cuidado y efectivo, pidiendo del jugador precisión para vencer a los enemigos, y estrategia para para administrar los recursos y habilidades. Sin embargo, la parte más disfrutable es definitivamente su estilo y diseño de arte, que en esta segunda entrega ha desarrollado una identidad que en algunos años reconoceremos como icónica. Aunque la historia sufre de muchos clichés que ya hemos visto en la ciencia ficción y el horror, el excelente diseño de las criaturas y los ambientes salvan la experiencia de juego.

El otro aspecto donde se nota una gran mejora al respecto de su antecesor es el apartado visual. La primera entrega se publicó en cinco plataformas, incluyendo consolas de generación anterior. Esto definitivamente tuvo un impacto en el desarrollo, que no permitió al juego lucir incluso al nivel de los juegos de la época. Ahora The Evil Within 2 luce como un juego AAA con increíbles toques visuales, tanto por sus capacidades técnicas como sensibilidad cinematográfica.

The Evil Within 2 es una mezcla bastante directa de survial horror y acción que ofrece lo mejor de los dos mundos para aquellos que no se quieren especializar en un solo aspecto. Quienes busquen una experiencia de horror e incomodidad inmediata, como película de Halloween, tienen una buena opción con este juego, pero si lo que se busca es algo mucho más refinado y de nicho, definitivamente ésta no es la respuesta.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

México requiere menos miedo para su transformación digital
Por

Es uno de los países que figuran en los primeros lugares en AL en este tema, sin embargo, los retos a los que se enfrent...