Si hay posibilidad alguna de identificar el momento exacto en el que nació el whisky escocés, debería estar fechado en 1824 en la destilería de Ballindalloch, en la provincia de Moray, Escocia, cuando George Smith construyó lo que es legalmente la destilería de whisky más antigua del mundo y que anualmente produce 10 millones de litros.

 

Casi 200 años después, The Glenlivet, el segundo whisky escocés single malt más vendido, recrea la fórmula y procesamiento originales de Smith para presentar en el mercado The Glenlivet Founder’s Reserve, un whisky escocés en su más alto estado de pureza.

PUBLICIDAD

¿Qué lo hace tan especial? Además de su sabor afrutado y con un profundo aroma cítrico, la respuesta se encuentra en los mismos alambiques de cobre en forma de lámpara diseñados y patentados por George Smith, en donde se sigue produciendo el whisky de The Glenlivet.

Después de este proceso, el licor se añeja en barricas de roble americano utilizadas por primera vez. Esta unión de lo tradicional con lo novedoso provee un resultado final único e incomparable, ideal para paladares que buscan sabores clásicos y refinados.

Esta nueva expresión de The Glenlivet es creación de Alan Winchester, Maestro Destilador de la casa escocesa, y quien más que nunca se alinea al manifiesto que ha caracterizado a la firma donde no existe edad para el whisky escocés, ya que al no contar con años específicos, puede ser embotellado una vez que alcanza el sabor y las notas exactas.

Sabores profundos

Cortesía de la marca.

Cortesía de la marca.

Desde el remoto Valle de Livet, un espacio de colinas verdes interminables al horizonte, el río con el mismo nombre es el que provee el agua necesaria para la producción del whisky. Esta agua helada forma parta del secreto inicial de la producción de The Glenlivet Founder’s Reserve.

En su primer detalle aromático existen notas de manzana verde, pera y vainilla; las justas que se acoplan al paladar del conocedor, transformándolo en una sensación ligera y agradable.

Pero quizá lo más especial de The Glenlivet Founder’s Reserve es la combinación aromática de esencias dulces, incluyendo canela mezclada con naranja, vainilla y un poco de miel al último instante, siempre dejando que predomine el maravilloso matiz afrutado.

A la vista, la suavidad con la que The Glenlivet Founder’s Reserve recorre la copa es tan sólo comparable a como llega al paladar, un resultado que sin duda el fundador de la casa, George Smith, aprobaría.

The Glenlivet Founder’s Reserve es un whisky escocés que le permite a nuevos consumidores conocer los sabores más tradicionales y a la vez consiente a aquellos que sólo buscan la perfección a cada sorbo.

La versatilidad de este licor le permite combinarse con jarabes, jugos e incluso con otros licores que permiten respirar al whisky escocés pero que también enaltecen sus cualidades más precisas.

Con las notas exactas y la suavidad presente en cada paladeo, The Glenlivet Founder’s Reserve sacude al mundo y está presente ya en México.

 

Siguientes artículos

hsbc
Heredera de Nina Ricci, culpable por evasión fiscal
Por

Arlette Ricci fue sentenciada a tres años de cárcel y se le fijó una multa de 1.05 millones de dólares por evadir impues...