El presidente  y director general de Grupo Bimbo, Daniel Servitje, compartió su opinión sobre la crisis política entre México y Estados Unidos ante la posible construcción de un muro fronterizo y la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

A continuación, sus puntos de vista.

“Escribo estas líneas como un ciudadano mexicano que ama a su país y como un empresario global que cree en la libertad económica, el respeto y la colaboración entre las naciones, así como en el valor y el potencial de las personas.

PUBLICIDAD

“Me sorprende y preocupa ver una innecesaria política de confrontación que está dañando la relación entre México y Estados Unidos, relación exitosa que se ha ido tejiendo con mucho cuidado a lo largo del tiempo. Me duele que se le exija a México, una nación soberana, pagar la construcción de un muro que no pedimos, ni queremos, ni necesitamos. Hace años que la migración indocumentada desde nuestro país va significativamente a la baja, y el reto de disminuirla y/o eliminarla sólo tiene una solución de fondo: continuar generando más y mejores oportunidades en México y Centroamérica.

Lee también: EPN llama a EU a colaborar para promover el desarrollo de Centroamérica

“Esperaría, en cambio, un diálogo fundado en los valores de libertad y derechos humanos, que han caracterizado a Estados Unidos durante muchos años, y que siempre he admirado.

“Son tiempos para actuar con dignidad y a la vez con pragmatismo. Tenemos que salvaguardar nuestros intereses, y ser inteligentes para elegir bien las formas y los instrumentos para defenderlos. El reto para México es enorme.

“La existencia del TLCAN claramente genera una mayor competitividad de la región frente a distintos mercados, y las empresas mexicanas que tenemos operaciones en Norteamérica siempre nos hemos sumado a este esfuerzo de integración y cooperación. Hoy los tres países en conjunto, creamos empleo y valor en beneficio de todas nuestras familias.

“Somos miles de compañías mexicanas, canadienses y estadounidenses, que en los últimos veintitrés años, hemos invertido en la región y construido cadenas comerciales de bienes y servicios que no pueden, sin gravísimas consecuencias, modificarse en el corto o mediano plazo.

“En México también tenemos tareas urgentes por atender. Hay muros internos que derribar: la impunidad, la inseguridad, la corrupción y la pobreza. ¡Hagámoslo ya!

“Es necesario acelerar las medidas que se acordaron recientemente con los sectores productivos y revisar qué más podemos hacer, para que con imaginación resolvamos nuestros problemas internos, y construyamos un verdadero Estado de Derecho.

“Hoy México va primero. Es momento de trabajar juntos, de que la unidad sea la actitud para enfrentar nuestros desafíos como un solo país, con audacia y creatividad. Debemos cuidar no exacerbar los ánimos, no polarizar. Esta es, más bien, una gran oportunidad para continuar modernizándonos, abrirnos más en lo económico y en lo social; a ser más tolerantes, a cuidar nuestro lenguaje, y a acentuar lo positivo.

“Apoyemos a nuestro gobierno para que continúe representándonos con firmeza y dignidad, y consolide una relación profunda, encontrando oportunidades y coincidencias entre dos naciones soberanas que tienen mucho que ganar como socias y aliadas, partiendo siempre del respeto y buscando la mutua prosperidad.

“Somos un gran país, de gente trabajadora, que lucha, mira de frente y alcanza sus sueños. Mostremos al mundo lo mejor que tenemos y de lo que somos capaces”.

Este texto apareció originalmente en el periódico Reforma.

 

Siguientes artículos

muro-frontera
Israel apoya muro en la frontera entre México y EU
Por

"El presidente Trump tiene razón. Yo construí un muro a lo largo de la frontera sur de Israel. Eso paró toda la inmigrac...