Aquí te van 3 elementos básicos que debes tener si quieres emprender. Y también te dejamos 3 preguntas que debes de hacerte antes de lanzarte a hacer empresa. ¿Tienes sangre emprendedora?

 

 

 

PUBLICIDAD

 

Estos son los 3 elementos básicos en el camino hacia tu emprendimiento o negocio, y pondrán a prueba tu verdadera sangre empresarial:

  1. La claridad
  2. El compromiso
  3. La negociación intrapersonal: La relación de los precios por pagar en tu emprendimiento y el valor personal de lo que te significa tu meta.

La mayor fortaleza de todo empresario es la claridad para llevar a cabo las acciones que lo conducirán a sus objetivos y la tenacidad; esa frecuencia, constancia y persistencia (resultado del compromiso) con la que los ejerce.

Pero hay algo más básico que debes conocer: El verdadero significado de tu emprendimiento, pues la negociación intrapersonal en el emprendimiento es una negociación a ciegas. De verdad, de todas las negociaciones que harás como empresario, cuando consigas el éxito total ésta será la más importante, y si no búscame y te recompensaré. La negociación más fuerte es la negociación intrapersonal porque te compras el traje sin ver la etiqueta, te metes al carrito de la casa de los sustos y, cuando menos se dan cuenta, la mayoría se quiere bajar.

La pregunta aquí es: ¿Por qué abandonan? ¿Cuál es la principal causa? Hay una causa mucho más común por la que se abandona, además de por la falta de conocimiento y recursos, se abandona porque la meta resulta estar por debajo que lo que estaban dispuestos a pagar. Porque les sale más caro de lo que creían, porque te das cuenta que muchas veces dejarás de ir a tus compromisos personales por estar trabajando, como puedes requerir capacitarte, como quizá ir a visitar a 200 personas y que sólo te compren el 1.5% porque nunca has sabido de ventas, como puedes terminar haciéndola de mensajero, cobrador, administrador, telefonista, vendedor, ejecutivo de planeación y logística, y hasta capacitador de la secretaria, porque nunca te asesoraste en otra forma, porque te aventaste como El Borras.

Y entonces esa meta que creías la tuya, ya está muy cara. Y los 25, 50 o 100,000 pesos libres ya no valen la pena, mejor los busco de otra forma, dicen, y el sueño de los emprendedores jóvenes no era la empresa, era el tiempo libre, el “no tener jefes”, y se dan cuenta al final que ni la S.C., ni la S.A de C.V, ni nada de eso era lo que querían. Y esa “nueva claridad” rompe el compromiso tras llevar a cabo su negociación intrapersonal. De verdad, te digo que todo esto pasa, lo veo constantemente.

 

La gran apuesta

Emprendedor: No basta con saber de tu profesión: es necesario saber del negocio de tu profesión y aquí es donde la mayoría truena. Para ser una persona de negocios, no basta aventarse “el secreto” y repetir como autómata que uno está bien convencidote, o leerte diez libros de autores de la nueva era, que hay unos muy buenos, pero créeme no basta. Hay que hacer mucho más, empezando por “hacer” verdaderamente hacer.

Al final del día se emplean, resultado de la necesidad o la falta de claridad y significado de su emprendimiento.

¿Por qué de esto último? Expliquemos:

El significado de tu emprendimiento debe ser claro, contundente y lo suficientemente grande como para apostarlo todo. Te digo apostarlo porque donde estás parado aún no sabes lo que se requerirá, entonces en realidad ésta es una apuesta.

 

3 preguntas poderosas:

  1. ¿Qué de lo que me significa ser empresario es verdaderamente lo que quiero?
  2. ¿Qué hay detrás: es dinero o es realizar mi pasión?
  3. ¿Vale la pena morir por ello? Porque si verdaderamente no vale la pena morir por ello, entonces quizá los precios que el camino te pida, no los pagarás y serás como todos los abandonadores del emprendimiento, o cómo el que quiere ser futbolista profesional que dice: “¡Hay no,  si tengo que levantarme tempranito a correr diario, entonces no!”

 

Pero si tienes claridad, compromiso y resistencia, entonces tienes sangre

Si es lo que quieres, si reconoces el significado de tu emprendimiento, entonces todo tendrá mucho más sentido al generar el balance en la negociación intrapersonal, y ahí es cuando se separan los hombres de los payasos, como dicen por ahí.

Porque no te costará levantarte temprano, no sufrirás de ir a ver más clientes potenciales, porque descubres que tu verdadero significado es servir y servir mejor que los demás, con tu producto, con lo que haces, porque sencillamente ser mejor está en ti, porque esa es tu verdadera pasión.

Entonces, esos precios por pagar se vuelven simples y comunes trámites, y la cara te cambia y todos lo notarán porque eso se siente.

Entonces, te imaginas todo lo que conseguirás con la nueva oportunidad, y los lugares que visitarás, en vacaciones y todo aquello que podrás ofrecerle a tu familia y que nunca les habías dado.

Y te capacitas, te asesoras y creces en tu actividad, dedicándote a lo que verdaderamente quieres hacer, comenzando por saber qué y cómo.

Entonces, todo es claro, el compromiso se nota y el significado tiene tanto sentido que los precios por pagar se te hacen bajos. Y sólo así descubrirás tu verdadera sangre empresarial.

 

 

Contacto:

Facebook

Sitio web

E-mail: [email protected]

Twitter:@coachalexmeza

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Crecimiento de México, ¿estancado hasta nuevo aviso?
Por

Pese a las mejores expectativas para 2014, el crecimiento en el primer trimestre se complica por la debilidad en el sect...