Los llamados “chalecos amarillos” tiraron estiércol mediante una pala mecánica al interior de la sede del Gobierno de Emmanuel Macron, tras el aumento de los combustibles en Francia.

Un video que circula en redes sociales capta el momento cuando una retroexcavadora levanta la pala y comienza a verter el estiércol en al interior del Palacio de Gobierno.

Por el alza al costo de las gasolinas que ha anunciado el gobierno de Emmanuel Macron, los ‘chalecos amarillos’ han sostenido una serie de enfrentamientos con policías.

La cuenta en Twitter de Pueblos Unidos muestra el momento exacto.

El 24 de noviembre, la policía francesa lanzó gas lacrimógeno y usó cañones de agua en París para dispersar a los manifestantes enojados por el alza del combustible.

Cientos de manifestantes se reunieron en los Campos Elíseos, donde se enfrentaron a la policía desplegada para evitar que llegaran al cercano Palacio presidencial.

Algunos manifestantes cantaron el himno nacional, mientras que otros portaban carteles con consignas que decían «Macron renuncia» y «Macron ladrón».

Durante más de una semana, los manifestantes vestidos con los chalecos fluorescentes amarillos que los conductores deben tener en sus autos han bloqueado las carreteras en todo el país quemando neumáticos, mientras convoyes de camiones que se mueven lentamente obstruyeron el acceso a depósitos de combustible, centros comerciales y algunas fábricas.

Los manifestantes se oponen a los impuestos que Macron impuso el año pasado sobre el diesel y la gasolina, diseñados para alentar el uso de un transporte más respetuoso con el medio ambiente. Junto con la tasa, el gobierno ha ofrecido incentivos para comprar vehículos verdes o eléctricos.

A las fuerzas de seguridad les preocupa que los extremistas de extrema izquierda y extrema derecha puedan infiltrarse en las manifestaciones, lo que aumentaría el desafío de controlar a las multitudes.

 

Siguientes artículos

Caravana Migrante espera cruzar a EU en un alberge atiborrado y sucio
Por

Unos 6,000 centroamericanos, algunos de ellos enfermos, esperan en un complejo deportivo de Tijuana que tiene una capaci...