La suerte está echada. El Tizoncito venderá su suculento taco de pastor, agua de horchata y jamaica en su taquería de McAllen a partir de noviembre. La cadena afirma que su internacionalización no se detendrá por el discurso discriminatorio de Donald Trump, candidato del Partido Republicano a la presidencia de Estados Unidos.

“Todo lo que dice Donald Trump es algo que mueve economías, pero no estamos esperando a que nos favorezca ni nos entorpecerá el plan de invertir en Estados Unidos”, asegura Ricardo Ruiz Patiño, director general de la compañía mexicana.

Lee también: Tortillas y cárteles: cómo se metió el narco hasta los tacos de México

Al cierre de 2016, la primera taquería estará instalada y operando en McAllen, Texas.  “Estamos en negociaciones para llevar a otras ciudades (el concepto del taco mexicano), a Nueva York, California y Misuri”, señala a el directivo a Forbes México.

PUBLICIDAD

Explica que el plan de inversión de la taquería consiste en instalar una franquicia en McAllen, “y en los próximos años se pondrán en marcha 4 unidades más en esa ciudad” texana.

Los interesados en instalar las taquerías en Estados Unidos son tres empresarios mexicanos, quienes viven de manera legal en territorio estadounidense.

La compañía fue fundada en 1966 en la colonia Condesa, y su arribo al mercado texano representa el inicio de la internaciolización de una cadena con presencia en Morelos, Estado de México, Puebla, Chihuahua y Ciudad de México.

En cinco décadas, el Tizoncito ha cocinado más de 802,800 trompos de pastor, ha producido salsa roja con la que se llenaría casi 20 veces la Alberca Olímpica, y ha rebanado 975,600 kilos de aguacate.

“La idea de llevar El Tizoncito a Estados Unidos es como tenemos la franquicia en México, ya que llevaremos la misma receta de tacos al pastor y sin tropocalizar”, explica el representante de la compañía. El taco en Estados Unidos será el mismo que “se come y vende en la colonia Condesa”.

Aproximadamente 38% de la población de Texas es latina; en esa entidad de Estados Unidos viven aproximadamente 8 millones de mexicanos, destaca. “Con esos números estamos convencidos de que tenemos mercado a dónde llegar y conquistar”, declara el representante de la compañía, creada como consorcio franquiciante en 2004 con la finalidad de difundir la marca en toda la República Mexicana y al extranjero.

Lee también: 1 de cada 4 negocios en EU pertenecen a inmigrantes

Los mexicanos que residen en Texas extrañan mucho su gastronomía, especialmente el taco al pastor, que en este momento no está bien hecho por otras empresas en el mercado estadounidense, cuenta Ruiz Patiño.

“La mayor oportunidad es el mercado de la nostalgia… El latino está más unido que nunca y siente sus raíces”, recuerda.

“Estamos al pendiente de todo lo que pasa en la política, en la economía y en la sociedad de Estados Unidos”, dice el directivo, mientras se come un chicharrón hecho de queso y unos tacos de pastor en la Condesa, un barrio de la Ciudad de México.

—¿Le enseñarán a preparar tacos a Donald Trump?, —se le cuestiona a Ricardo Ruiz Patiño

—Jajajaja. Seguro el señor ya los ha probado y seguro le gustan. Y el taco al pastor le gusta a él, como les gusta a todos los estadounidenses que los han probado.

—¿Crearán un taco o salsa Donald Trump?

—No… Sería una publicidad que no nos favorecería. A parte, el señor pasará de moda en algunos meses, esperemos, y entonces no queremos llevar más allá ese tema.

Actualmente, la empresa cuenta con 26 unidades en la República Mexicana. En 2015 abrieron 4 unidades, siendo “el año que más se abrieron” establecimientos.

En 2016 se pondrá en funcionamiento un restaurante en Coapa, en la Ciudad de México, adelanta el directivo. Agrega que a partir de 2017 van abrir a un ritmo de 2 unidades por año en el mercado mexicano.

El director general de la empresa dice que hay planes para abrir más establecimientos en varias delegaciones de la Ciudad de México y en municipios del Estado de México.

“Nos enfocamos en el norte de la Ciudad, a pesar de que tenemos presencia y una unidad en Arboledas, así como hemos dejado un poco para el futuro otras zonas de por allá”, expresa. En el interior de la República Mexicana se planea un nuevo esquema de negocios, es decir, se busca llevar al menos 5 establecimientos para reducir costos y crear una economía de escala en la ciudad, dice.

A esas ciudades donde se instalen las taquerías se abrirá “un centro de distribución para que elaboren unos productos institucionales y nos ayude a reducir costos”, dice. Ésa es una propuesta para que un solo franquiciatario se pueda llevar un conjunto de taquerías.

“No podemos dejar de pensar en la ciudades cercanas  a la Ciudad de  México, donde se pueden llevar alguna franquicia individual”, comenta Ruiz Patiño. Tampoco podemos dejar de pensar que antes de llegar a Sudamérica, Europa y Asia necesitamos crecer de manera organizada y ordenada en México y Estados Unidos.

“Ya cuando estemos bien establecidos en Estados Unido, ya estaremos pensando en otros países más lejanos, que tienen complejidad por la distancia”, pero donde el taco mexicano es bien visto y demandado, concluye el director El Tizoncito.

 

Siguientes artículos

El mundo espera un auto, pero Apple patenta un tanque
Por

La primera patente de un vehículo concedida al gigante de Cupertino luce más como algo para explorar el Polo Norte que c...