Aunque tu empresa tenga buenos resultados, ¿te has preguntado cómo sería de exitosa y con qué nivel de utilidades si tus estrategias fueran más visionarias?

 

 

No existe duda respecto a la necesidad de tener anualmente las sesiones de planeación estratégica, sin importar el tamaño de la organización; esto, si tu organización está orientada a hacer mejor lo que actualmente se hace, incrementar clientes y utilidades, o simplemente sobrevivir en un mundo de negocios con cambios constantes, clientes demandantes y tecnología corriendo a velocidad extrema.

PUBLICIDAD

Resultado de este tipo de sesiones es nuestro bien estructurado y comunicado plan estratégico, que sólo vendrá a tener valor si es bien ejecutado y no olvidado, entonces la implementación de este plan viene a ser el complemento obligatorio de cualquier plan.

Ahora más que en otras épocas la estrategia de ejecución deberá de ser bien dirigida, monitoreada y controlada, con el fin de obtener los beneficios esperados. Esto implica que los equipos de trabajo y las personas que lideran estos equipos son clave, y podemos incluir como responsables a las altas direcciones de la organización, que no sólo deberán de proponer estas estrategias, sino ser responsables de los resultados y de dar el apoyo total a los ejecutores.

Las estrategias en las empresas son decisiones que se toman para ponernos en una posición de ventaja sobre algunos de nuestros competidores o hacer una diferencia que el consumidor identifique como un beneficio. A. G. Lafley y Roger Martin identifican cinco preguntas importantes:

 

  1. ¿Qué es lo que quiero lograr o ganar?
  2. ¿Dónde lo llevaré a cabo?
  3. ¿Cómo lo puedo lograr, ahí donde lo llevaré a cabo?
  4. ¿Qué capacidades necesito para llevarlo a cabo?
  5. ¿Qué sistemas o procesos de administración soportarán esto?

 

Esto nos puede ayudar a entender si estamos en la posibilidad real de poder llevar a cabo las propuestas generadas y analizadas en el plan estratégico de la organización, sobre todo con los resultados que esperamos de esta inversión.

Entonces, partiendo de la importancia de estos proyectos estratégicos y de su ejecución, tendremos que considerar que entre los equipos ejecutores se habrán de considerar dos personaje clave: el “sponsor”, quién es la figura ubicada en alta dirección y será el total responsable, y un administrador del proyecto, corresponsable de que los resultados sean acordes con lo que se propuso.

Parece ser que hoy en día los ejecutivos entienden bien lo que es planear de forma estratégica, aunque en algunos casos la operación diaria pone un reto más al objetivo de implementar lo planeado. En nuestro México hay una gran cantidad de pequeñas y medianas empresas que aún no entienden la importancia de planear a futuro, incluyendo la supervivencia. Aún vemos empresas en que no existe una planeación o un presupuesto anual.

No podemos decir del todo que no han sido exitosas ni que muy probablemente no lo sigan siendo. Tal vez la reflexión está en cómo serían de exitosas y con qué nivel de utilidades si sus estrategias fueran más visionarias.

Por otro lado, el riesgo de tener una estrategia y llevarla a cabo de forma equivocada no sólo genera un gasto y esfuerzo no productivo, sino que podría provocar que no se vuelva a llevar a cabo la planeación. En México existen un sinnúmero de empresas de consultoría pequeñas y grandes dedicadas a ayudar en este tipo de procesos; no sólo planear, sino llevar a cabo su implementación, además de las opciones de gente muy experimentada que trabaja como independiente, y de las organizaciones y grupos de negocio e industriales que apoyan a sus socios a desarrollar nuevas habilidades. Analicemos nuestro caso como organización y pongamos seriedad y esfuerzo en ver nuestro futuro. Será por nuestro bien y de muchos otros que tendrán más y mejores oportunidades de trabajo.

 

 

Contacto:

Twitter

Correo: [email protected]

Blog: Academy of Business Strategy

DRC Consultores

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

El video mató a la estrella del texto
Por

Cualquier pequeño negocio o gran compañía puede construir su marca con base en video.     Para los mercadólogos, us...