Estando a un mes del día del Consumo Responsable, me topé con una mala noticia que les quiero compartir. Y es que, como lo he mencionado anteriormente, hay temas en la agenda política que necesariamente deben comentarse, más aún cuando se trata de asuntos sensibles que nos corresponde atender como sociedad. Así que, por hoy, permítanme extenderme un poco.

El 10 de agosto pasado, el Congreso del Estado de México aprobó, con 36 votos a favor y 31 en contra, una serie de modificaciones a leyes en materia de competitividad presentadas por el gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila. Según la exposición de motivos, la finalidad era flexibilizar y, por ende, fomentar la industria inmobiliaria y de establecimientos mercantiles en el estado.

A simple vista podría parecer que lo aprobado representa un franco logro de cara al desarrollo económico de la entidad, pero es aquí donde debemos detenernos un poco para analizar lo que realmente se aprobó; porque, aunque no lo parezca, la decisión acarrea importantes consecuencias sociales que paradójicamente podrían traducirse en costos para el estado.

Aclaremos el punto, lo que particularmente ha sorprendido es que, dentro del paquete de reformas, se haya incluido la despenalización de la venta de alcohol a menores, y es que, como ustedes saben, este hecho es considerado un delito grave equiparable a corrupción de menores. En 2013 el Estado de México, había dado un paso adelante al considerar que quienes vendieran bebidas alcohólicas a un menor de edad podrían ser sancionados, no sólo con una multa, sino con prisión. Hoy, dan de nuevo un paso atrás.

PUBLICIDAD

No nos equivoquemos, si bien la venta de alcohol a menores sigue considerándose un delito, lo que es cierto es que, en cuanto se publique el Decreto en la Gaceta del Estado y entre en vigor la nueva legislación, serán menos las consecuencias de la venta de alcohol a menores. Lo que sigue, ustedes lo pueden imaginar.

Difícilmente en el cálculo de quienes impulsaron esta iniciativa se consideraron las secuelas económicas que deja el tratamiento de adicciones que comienzan a temprana edad, y menos aún, los nocivos efectos sociales y en la salud que tiene directamente en los menores. Porque, en resumidas cuentas, consumir alcohol antes de los 18 años afecta el sistema nervioso central del menor e impide el correcto desarrollo de su cerebro, así como otras afectaciones graves.

Por eso, como mamá de dos hijos, como Directora General de Cerveceros de México y como mexicana no podemos permitir el retroceso en temas de salud pública, particularmente en los que debe imperar el interés superior de los menores. Todos los esfuerzos de industria, sociedad y gobierno deben ir encaminados a crear conciencia e inhibir el consumo de alcohol en menores de edad.

En Cerveceros de México impulsamos desde hace cuatro años la campaña de responsabilidad social “No te Hagas Güey” en la que llevamos a cabo contundentes acciones para erradicar la venta de alcohol en menores de edad. Entre ellas, implementamos un sistema de alerta en cajas registradoras en el que el mensaje “No vendas alcohol a menores de edad, pide INE o pasaporte” aparece al vender una bebida alcohólica; también, desarrollamos la “Guía para las Familias de Hoy”, la cual incluye herramientas para llevar este mensaje a menores de edad; adicionalmente hemos llevado a cabo diversas activaciones para reforzar el compromiso de no vender o dar alcohol a menores de edad, particularmente durante el Día del Consumo Responsable a celebrarse el próximo miércoles 20 de septiembre.

La sanción y penalización de venta de alcohol a menores, y el desarrollo económico de un estado, no se oponen, al contrario, caminan hacia el mismo lugar: el bienestar de la sociedad. Es por ello por lo que debemos pugnar por un Estado donde se respeten las leyes, dónde se reprueben y castiguen actos de corrupción, dónde se castiguen los delitos e impere el Estado de Derecho.

Como ya lo he dicho, la responsabilidad en esta materia es compartida, debemos trabajar juntos para dar más información sobre las consecuencias del consumo de alcohol en menores, ampliar la aplicación de programas de prevención, reforzar el monitoreo de no venta a menores de edad y complementarlo con el endurecimiento y aplicación de sanciones a quienes vendan bebidas alcohólicas a menores.

Hagamos, cada uno, lo que nos corresponde.

 

Contacto:

Twitter: @maribelquirogaf / @CervecerosdeMex

Facebook: Maribel Quiroga / Cerveceros de México

Página web: Cerveceros de México

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

México, a media tabla en innovación a nivel global
Por

El sitio 53 de 130 puede no parecer estelar, pero según la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual destacamos e...