Cuando pensamos en historias cyberpunk, lo primero que viene a la mente es el oscuro mundo de Blade Runner. Sin embargo, no todas deben ser así, y Tokyo 42 (Mode 7, Xbox One / Windows, 2017) es una agradable prueba de ello. Se trata de un colorido juego de disparos en tercera persona con vista isométrica y de mundo abierto, que nos transporta al Tokio del futuro cercano, que no es otra cosa que una pacífica utopía en donde la ciencia ha vencido incluso la muerte.

La historia nos pone en el papel de un ciudadano común que ha sido incriminado por el primer asesinato de Tokio en bastante tiempo. Luego de ser ayudado por un misterioso aliado, decide convertirse en un asesino a sueldo, para ganar reputación y conseguir el favor de alguien poderoso que le permita limpiar su nombre. Sus creadores lo describen como una mezcla entre el juego táctico Syndicate (1996) y el primer Grand Theft Auto (1997), aunque también podríamos señalar sus grandes similitudes con hits de la escena independiente como Retro City Rampage (2012) y sobre todo Hotline Miami (2012), donde específicamente tomas el lugar de un asesino a sueldo.

Lo primero que llama la atención de Tokyo 42 es el particular estilo de arte, mostrando como elemento principal una bellísima ciudad llena de edificios que se extienden a lo largo de un área de mundo abierto bastante amplia. La vista isométrica de juego pone al usuario lo suficientemente lejos para convertir a las personas en figuras de un modelo a escala. Una de las particularidades más importantes del juego es que el usuario tiene la habilidad de rotar el ángulo de la cámara en tres dimensiones; esto es necesario para la progresión en el juego, por lo que el usuario tendrá la posibilidad de ver la ciudad desde cualquier ángulo.

En cada misión recibes el objetivo de asesinar a un individuo, pero para llegar a él es necesario recorrer áreas amplias y caminos laberínticos donde entra en mano la rotación del escenario. Las misiones pueden ser completas en el estilo que mejor se adapte al jugador: puede aplicarse el sigilo, pero también es posible jugarlo de forma mucho más agresiva, convirtiéndolo en un juego de disparos de alta dificultad.

PUBLICIDAD

Si bien las mecánicas del juego quedan bastante claras desde el principio, la dificultad puede ser muy elevada a veces debido a detalles de diseño que no parecen estar bien pulidos del todo. Debido al estilo isométrico aéreo, los personajes son demasiado pequeños. Los disparos y sus trayectorias también son marcadas por el juego para facilitar dar con el objetivo, lo cual se vuelve esencial en un escenario de varias capas donde a veces el usuario no está seguro ni de dónde está.

Durante cada misión, el jugador se enfrenta a un gran número de potenciales enemigos, por lo cual es necesario el mantener la mayor discreción para que no comience el intercambio de fuego, al menos hasta después de haber eliminado el objetivo principal del nivel.

Las misiones tienen rutas alternativas, que se adecuan a distintos estilos situaciones. Algunas funcionan mejor escondiéndose de los enemigos, mientras otras exigen enfrentarse a un gran número de ellos en un ruidoso tiroteo, haciendo hincapié en que éste juego es un shooter en el fondo.

Desafortunadamente, Tokyo 42 sufre por la excesiva repetición de su sistema. Básicamente, las mecánicas más importantes del juego -encontrar y eliminar los objetivos- se torna repetitiva a las pocas horas. Básicamente se trata de un juego donde debes salir a matar gente usando las mejores estrategias y herramientas disponibles, sin embargo, aunque el arsenal de armas de fuego sea bastante interesante, los disparos no son lo más divertido de usar, e incluso pueden llegar a ser frustrantes debido a la inexactitud del sistema y de lo lejos que estamos de los personajes. Es muy probable terminar usando siempre una katana debido a su discreción y efectividad.

Sin lugar a dudas, lo mejor de Tokyo 42 es su presentación. El estilo de arte y su paleta de colores son absolutamente un acierto que será fácilmente reconocible en los años por venir. A pesar de tener un cargado diseño con altos edificios que son atravesados por nubes, en medio de letreros neón y jardines zen, esta versión de Tokio tiene un estilo increíblemente minimalista y que causa placer tan sólo de recorrerlo. De igual modo la música encaja excelentemente con su espíritu, presentando tracks electrónicos bastante relajantes y modernos.

Tokyo 42 es un juego con bastante potencial en su diseño e idea original, sin embargo, la ejecución se queda corta ante las grandes posibilidades de su mundo abierto y el fantástico diseño de niveles que tiene. Aunque parezca una buena opción para los jugadores casuales que busquen algo nuevo, éste es un juego más recomendable para quienes tengan más experiencia y paciencia extrema.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

mariguana
5 retos para la venta de marihuana medicinal en México
Por

La marihuana medicinal y su investigación científica fue aprobada por la Cámara de Diputados en abril y la llegada de em...