Los productores mexicanos exportarán tomate, chile pimento, pepino y berenjena a Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia, Japón y China, debido a que buscan evitar ser vulnerados o afectados por las políticas económicas de Donald Trump, presidente de Estados Unidos.

“El escenario económico que se nos presenta con el presidente de Estados Unidos nos obliga a acelerar para que en los próximos meses se busquen nuevos mercados y certificaciones”, revela Alfredo Díaz Belmontes, director general de la Asociación Mexicana de Horticultura Protegida (AMHPAC).

Actualmente, la sociedad, los empresarios y todos los mexicanos viven una incertidumbre producto de las políticas y acciones emprendidas por Donald Trump, recuerda el representante del organismo con sede en Culiacán, Sinaloa.

“A pesar que de los tuits [de Donald Trump] están a la orden del día no ha pasado a mayores” y tampoco le será fácil ponerle un arancel de 20% ni del 50% a las exportaciones mexicana, dice a Forbes México.

PUBLICIDAD

Los 230 socios de la AMHPAC producen al año un millón 400,000 toneladas de tomate, pimiento morrón, pepino y berenjenas en 24 entidades de la República Mexicana. De la producción al menos 60%es tomate rojo, 19 % de pimiento morrón, 17% de pepino y 4% de berenjena.

Lee también: Carne mexicana, a la conquista de paladares rusos, árabes y chinos

Al menos 81% la producción de hortalizas es exportado a Estados Unidos y Canadá, los dos únicos mercados conquistados por los sabores mexicanos. Sólo 19% de los alimentos se queda en los anaqueles mexicanos.

“Nuestro modelo de negocio es la exportación, ya que un millón de toneladas se consumen en Estados Unidos solo de los 230 productores de la ANPACT”, cuenta Alfredo Díaz.

También, hay otros productores de hortalizas de otras agrupaciones o producen a campo abierto, quienes también están alimentando a los estadounidenses, señala.

Depender de un solo mercado, como pasa con los productores de hortalizas mexicanas, “te vuelves vulnerable”, a pesar de tener una buena posición de venta en Estados Unidos, advierte el empresario.

“Hace 3 años empezamos un proceso de buscar nuevos mercados para diversificar los portafolios de negocios, ser menos vulnerables y encontrar una mayor rentabilidad”, manifiesta el presidente de la AMHPAC.

Agrega que en México se siembra y produce alimentos de calidad mundial, por lo que somos atractivos para cualquier mercado y paladar: “Se nos cierra una puerta pero se abren dos, ya que de acuerdo al estudio de ProMéxico realizado hace un año aparecen nuevos mercados como Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia, Japón”.

La primer puerta abierta se dio hace unos días, cuando llegó una solicitud de compra de hortalizas de Japón, la cual se está evaluando se enviada en los próximos días, declara el responsable del organismo.

“Sabemos que China, por ser una economía grande, suponemos que la demanda puede ser enorme. A Rusia se mandaron 100 toneladas de tomate saladet en 2016, pero sabemos que es un país con 140 millones de habitantes y la demanda podría ser más alta”, apunta.

Lee también: México comenzará a importar maíz de Argentina en 2017

La hortaliza mexicana es muy apetecible en otros mercados, pero el principal consumidor que tenemos es Estados Unidos: “Por ahora sólo falta resolver el tema de logística y el transporte” para iniciar con la exportación a otros mercados.

“La prioridad de AMHPAC para el 2017 es terminar los estudios y estar en los próximos 8 meses estaremos las primeras cargas a los mercados idóneos”, comenta.

Alfredo Díaz recuerda que llegar a un nuevo mercado implica un sinnúmero de cambios en la parte logística, por lo que se analiza todos los estudios y números de mercado.

“La hortaliza mexicana la consume un gran porcentaje de los americanos, quienes no están preparados para que en el corto plazo” prueben otro producto, señala.

Un análisis sobre la hortaliza mexicana determina que al menos 70% de los estadounidenses se consumía tomate mexicano de campo abierto, pero las preferencias cambiaron para 2016, cuando aproximadamente 50% de los consumidores americanos prefieren tomate producido bajo esquema protegido.

“El consumidor americano busca cada día más aquella hortaliza producida bajo malla sombra, invernadero”, afirma.

Si se le aplica un impuesto a las exportaciones de hortalizas mexicanas, quizá haya desabasto, por lo que se caerá la oferta, sube el precio y de inmediato habrá una alta inflación, concluye el director general de AMHPAC.

Lee también: Por Trump, CMB trasladará funciones de box a México

 

Siguientes artículos

banxico-fachada
¡Denle (total) autonomía al Banxico!
Por

La creencia de que Banxico es totalmente autónomo, es incorrecta. Urge darle completa autonomía en lo último que le falt...