Hasta el momento un total de 3,114 vuelos en Estados Unidos han sido cancelados debido a una masiva tormenta de nieve, que afecta principalmente a la zona noreste del país, paralizando los servicios en terminales aéreas de Nueva York, Nueva Jersey, Washington y Chicago, entre otras ciudades.

De acuerdo con el sitio Flight Aware, una plataforma que monitorea los servicios aéreos en el mundo, estas cancelaciones se realizaron poco antes de las 9:00 horas, tiempo local, por lo que podrían sumarse más a lo largo de la mañana.

Alrededor de 1,500 vuelos fueron cancelados en Nueva York, ya que la tormenta de nieve afecta a tres aeropuertos que atienden a la zona metropolitana de esta ciudad.

El aeropuerto John F. Kennedy canceló alrededor de 500 vuelos, tanto de salida como de llegada, mientras que las terminales de La Guardia y de Newark, en el estado vecino de Nueva Jersey, suspendieron un número similar de servicios, ante lo que podría ser la más intensa nevada durante este invierno en Nueva York.

PUBLICIDAD

Además de Nueva York, también se han visto afectados los servicios del aeropuerto internacional Logan, en Boston, que ha suspendido alrededor del 60% de sus vuelos, además de las terminales aéreas de Filadelfia, Washington y Chicago.

A través de un mensaje en su sitio web https://www.phl.org/, el aeropuerto de Filadelfia indicó que la advertencia por la tormenta fue emitida a las 4 am de este jueves y que impactaría en las operaciones de vuelos, por lo que recomendaba a los usuarios a consultar el estado de los mismos con su compañía aérea.

El servicio meteorológico de EU calculó que podrían precipitarse hasta 30 centímetros de nieve sobre Nueva York, por lo que la ciudad emitió una alerta desde la noche del miércoles y hasta las seis de la tarde de este jueves, en la que advertía a sus habitantes que salieran de sus viviendas sólo en casos de emergencia.

Por ello, las escuelas y tribunales suspendieron sus servicios y actividades, además de que la sede de la ONU anunció que al menos hasta el mediodía de este jueves mantendría cerradas sus instalaciones debido al “clima inclemente”.

No sólo el transporte aéreo se ha visto afectado, ya que los autobuses anunciaron que reducirán en 20% sus servicios, y el metro informó sobre la suspensión de su servicio expreso.

La ciudad ha encargado a más de 3,000 empleados la dura tarea de mantener, dentro de lo posible, despejadas las calles.

 

Siguientes artículos

Small Data, las pequeñas pistas que revelan grandes tendencias
Por

El lenguaje corporal, las costumbres y hasta el físico de las personas permiten hacer una radiografía de los nuevos mode...