La japonesa Toshiba Corp aplazó el cierre de la venta de su unidad de chips de memoria flash, Toshiba Memory, y acusó a su socio Western Digital Corp de tratar de frustrar la operación.

El consorcio elegido por Toshiba como postor preferido ofreció 18,000 millones de dólares y es liderado por el Gobierno japonés e incluye a la firma de capital privado estadounidense Bain Capital, con el apoyo del surcoreano SK Hynix.

La iniciativa fue impulsada principalmente por el Ministerio de Comercio de Japón, que está interesado en mantener la tecnología de semiconductores bajo control doméstico, de acuerdo con Reuters.

En el camino quedó una oferta del fabricante Foxconn, que buscaba sumar a los gigantes del sector tecnológico, como Apple y Microsoft.

PUBLICIDAD

La compañía nipona se había comprometido a firmar el acuerdo para la venta de Toshiba Memory, la segunda productora más grande de chips NAND, este miércoles, día de la reunión anual de sus accionistas.

Hace unas horas, de último minuto, Western Digital volvió a presentar una oferta de compra. La empresa estadounidense es socia de Toshiba desde hace 17 años en la filial puesta a la venta, y se opone a la venta.

Tras la acción de Western Digital, Toshiba acusó a la firma de “llevar a cabo de manera continuada acciones de sabotaje” y anunció una demanda para reclamarle unos 1,120 millones de dólares en daños y perjuicios.

El retraso del cierre del acuerdo de la venta también se debe a diferencias de opinión dentro del consorcio elegido.

“Está tomando tiempo resolver las diferencias de opinión entre los miembros del consorcio”, dijo el presidente ejecutivo de Toshiba, Satoshi Tsunakawa, al pedir disculpas por los contratiempos que causaron la degradación de la compañía a la segunda sección de la Bolsa de Tokio.

El CEO añadió que se buscará concretar el acuerdo lo antes posible y completar la transacción para fines del ejercicio fiscal que concluye en marzo.

La venta de la unidad de producción es prioritaria para Toshiba, tras la quiebra de su filial estadounidense Westinghouse debido a un escándalo de malversaciones financieras llevadas a cabo por exdirectivos, apuntó AFP.

Lee también: Toshiba quiere evitar su exclusión de la Bolsa de Tokio

La empresa, añadió la agencia, ya ha retrasado varias veces la publicación de su balance financiero del ejercicio económico pasado (abril 2016-marzo 2017), el cual se prevé que sea emitido hasta el 10 de agosto con un mal resultado que incluirá una pérdida neta que puede rondar el billón de yenes, unos 9,040 millones de dólares.

 

Siguientes artículos

volaris-avion
Volaris impugnará multa por el cobro de la primera maleta
Por

La aerolínea asegura que no ha incurrido en violación alguna y que los nuevos cobros le permitirán seguir manteniendo su...