Toyota hizo este miércoles un llamado a revisión de 17,259 vehículos de su modelo híbrido Prius en México, distribuidos entre 2016 y 2018, por una disfuncionalidad en el motor; lo que forma parte de una orden mundial del fabricante japonés como medida preventiva tras detectar algunos fallos.

La automotriz mencionó que el vehículo tiene un arnés de motor conectado a la Computadora de Control Híbrido. Existe el riesgo de que una sección de este arnés entrara en contacto con la cubierta que protege esta conexión y desgastarse con el paso del tiempo. Esto tendría el riesgo de causar un cortocircuito que, de generar suficiente calor, podría provocar un incendio.

La compañía no reveló cómo se detectó el problema, pero afirman que a principios de año se reportó un vehículo afectado a las autoridades de Japón.

En México, el fabricante japonés afirma que no se ha conocido ningún incidente provocado por este problema y que este miércoles se ha informado de la medida a la Procuraduría General del Consumidor (Profeco).

PUBLICIDAD

La retirada de los vehículos del mercado mexicano se suman a la medida preventica que también incluye a 550,000 unidades en Japón y 192,000 en Estados Unidos.

“No significa que todos los vehículos afectados tengan este problema. Pedimos a los clientes que revisen sus vehículos para asegurarnos de que no tienen esta condición”, afirma en entrevista para Forbes México la manager de Relaciones Públicas de Toyota en el país, Marisol Blanco.

Los propietarios de un Prius, incluidos los que adquirieron el híbrido de segunda mano, deberán dirigirse a un distribuidor para someterse a revisión sin ningún costo.

Si se detecta que algún cable está en contacto con el PCU, se colocará una protección en el arnés del cableado del motor. En caso contrario, igualmente se instalará una cinta protectora en el ensamble.

Foto: Cortesía Kārlis Dambrāns en Wikimedia Commons.

 

Prius, híbrido accidentado

No es la primera vez que el fabricante japonés retira unidades de éste híbrido del mercado. En 2010 la compañía ya llamó a revisión más de 430,000 de modelos, entre ellos, el Prius, en todo el mundo por un fallo en los frenos.

Además, ese mismo año Toyota ordenó revistar el sistema de antibloqueo de frenos ABS de la tercera generación del Prius, por problemas que podían dar lugar a interrupciones en el proceso de frenado.

En 2014, el retiro alcanzó los 2 millones de vehículos de este modelo. En este caso, por un defecto en el software que hacía que el coche fuera más lento de forma repentina. La medida afectó mayoritariamente a Japón y Estados Unidos.

Dos años después, se volvió a llamar a 340,000 propietarios de estos gasolina-eléctricos en estos dos mercados por un defecto en el freno de mano. La medida tuvo origen en reportes de accidentes, lesionados y fallecidos.

 

Siguientes artículos

El nuevo rostro de Nike es polémico pero ya le ‘generó’ 43 mdd
Por

Los usuarios de redes sociales polemizaron con la decisión de Nike, al escoger a Colin Kaepernick como cara de su campañ...