¿Cómo es trabajar con Elon Musk? apareció originalmente en Quora: la red de intercambio de conocimientos donde preguntas relevantes son contestadas por personas con conocimientos únicos.

Respuesta de Dolly Singh, ex Jefa de Adquisición de talento en SpaceX, en Quora:

Después de trabajar con Elon durante más de cinco años en SpaceX como directora de Adquisición de talento, hay muchas posibles respuestas a esta pregunta. Cualquier respuesta que pudiera dar estará completamente influenciada por mi propia experiencia, así que hago la aclaración: ésta no es una respuesta imparcial.

Se dice que no puedes simplemente soñar tu carácter, que tienes que martillar y forjarte uno tú mismo. Si hay líder y una compañía que ha hecho justo eso, y sigue haciéndolo, es SpaceX. Para tratar de capturar en palabras cómo es trabajar con Elon, me gustaría compartir algunos recuerdos específicos, en particular un día realmente difícil y sus secuelas épicas.

PUBLICIDAD

El 2 de agosto de 2008, ocho meses después de unirme a la compañía, SpaceX lanzó el tercer vuelo del vehículo de lanzamiento Falcon 1. El Falcon 1 fue el predecesor de los vehículos de lanzamiento Falcon 9 que la empresa vuela hoy. Fue un momento decisivo para la empresa. Elon había dicho a la prensa un par de años antes que su inversión personal de 100 millones de dólares (mdd) en la empresa alcanzaría para hasta tres intentos, y si no podríamos tener éxito en el tercer vuelo podría tener que admitir la derrota. Además de la presión creada por esas declaraciones, los ejércitos de cabilderos de nuestros competidores (los contratistas de defensa más grandes y poderosos en el mundo) habían estado trabajando a marchas forzadas en Washington para tratar de socavar a SpaceX y dañar nuestra credibilidad pintándonos como una empresa demasiada arriesgada y sin experiencia con el fin de proteger sus intereses multimillonarios en el negocio de lanzamiento espacial.

SpaceX ejecutó un vuelo perfecto en la primera etapa (la parte del vuelo que saca al vehículo de la gravedad de la Tierra y donde el vehículo experimenta las condiciones físicas más demandantes) despejando algunas dudas sobre los puntos de mayor riesgo de la misión. Sin embargo, poco después de la primera fase de vuelo, inmediatamente después de la separación de la etapa (cuando la primera etapa del vehículo se desprende y la segunda etapa del vehículo continúa su viaje al espacio) perdimos el vehículo y la misión.

El vicepresidente de Propulsión de SpaceX, Tom Mueller (el padre moderno de la ciencia de cohetes y una de las mentes científicas más brillantes del planeta) y su equipo han hecho un gran trabajo rediseñando los sistemas del motor del vehículo haciéndolo aún más eficiente y potente de lo proyectado en varias formas. Apagamos el primer motor de la etapa, y luego procedimos a separar las etapas de los vehículos; sin embargo, cuando las etapas se desacoplaban aún había una pequeña “patada” o impulso en la primera etapa del motor, de manera que nuestra primera etapa, literalmente chocó por detrás a la segunda etapa inmediatamente después de que ambas secciones se separaron. Fue una experiencia emocional devastadora. Yo, junto con los 350 empleados de SpaceX (en ese momento), celebramos el despegue del vehículo, y mientras veíamos el reloj misión y sabíamos que las etapas estaban a punto de separarse, la secuencia de video fue cortada. La compañía veía una transmisión que tenía un retraso de 20 segundos frente a la del equipo de control de la misión, ya que recibíamos la misma línea que la prensa, la que tenía el retraso de forma deliberada en caso de que se registrara una anomalía grave en la misión. Por eso, cuando la señal se interrumpió, supimos que algo había salido mal, muy mal.

Elon y alrededor de siete u ocho de los técnicos de más alto rango en SpaceX estaban al mando de la misión desde un remolque en la parte trasera de la fábrica de Hawthorne, y todos esperábamos con ansiedad que la puerta del remolque se abriera y alguien nos dijera algo. El ánimo en el edificio estaba impregnado de desesperación; tienes que recordar que en ese entonces SpaceX tenía seis años, y mucha gente había estado trabajando más de 80 horas a la semana y nadando contra corrientes muy poderosas, como las difíciles barreras de la tecnología, las instituciones, las políticas y las finanzas, dejando sudor y sangre. Todos ellos lo habían dado todo, estaban física y mentalmente agotados, y realmente necesitaban una victoria para reponerse espiritualmente y renovar su fe para seguir a este hombre en una montaña traicionera que habían agotado las esperanzas y los recursos de muchos otros que habían intentado conquistarla.

Esa noche tendría un impacto determinante en el futuro de la empresa; tenía el potencial para enviarla en una espiral descendente de la que bien podría no recuperarse nunca. Una falla en el liderazgo nos habría destruido no sólo a los ojos de la prensa o de los consumidores potenciales, sino también internamente. Cuando Elon salió, pasó de largo a la prensa y se dirigió primero a la empresa. A pesar de que sus palabras se me escapan tal como las pronunció, la esencia de sus comentarios fue:

  • Sabíamos que esto iba a ser difícil, que es, después de todo, ciencia de cohetes. Después enlisto la media docena de países que no habían ejecutado con éxito incluso una primera fase de vuelo y llegado al espacio exterior, una hazaña que había logrado con éxito ese día.
  • Se había (en su infinita sabiduría) preparado para la posibilidad de un problema con el vuelo asegurando una inversión importante (de Draper Fisher Jurvetson, si no recuerdo mal) que daría a SpaceX amplios recursos financieros para intentar dos lanzamientos más, que nos aseguraba, por lo menos, lanzar hasta un quinto vuelo si era necesario.
  • Que teníamos que levantarnos y sacudirnos el polvo, porque teníamos muchísimo trabajo que hacer. Luego dijo, con toda la fortaleza y ferocidad que pudo reunir, después de haber estado despierto durante más de 20 horas: “Por mi parte, nunca me daré por vencido, y quiero decir nunca”, y que si nos sumábamos a él, iba a ganar.

Creo que después de eso, la mayoría de nosotros lo habríamos seguido hasta las puertas del infierno cargando cubetas con aceite. Fue el despliegue de liderazgo más impresionante del que he sido testigo. En cuestión de segundos, la energía del edificio pasó de la desesperación y la derrota a un zumbido masivo de determinación y la gente comenzó a enfocarse en lo que venía adelante en vez de mirar hacia atrás. Este cambio ocurrió de forma colectiva, entre más de 300 personas en cuestión de no más de cinco segundos. Me gustaría tener imágenes en video para analizar los cambios en el lenguaje corporal que se produjo en esos cinco segundos. Fue una experiencia increíblemente poderosa.

Lo que sucedió en los días y semanas siguientes a esa noche es nada menos que una serie de milagros:

  • En cuestión de horas, el equipo de SpaceX identificó la causa probable del fracaso del lanzamiento. Normalmente, el tiempo de respuesta de los demás en el negocio de los lanzamientos puede variar de semanas a meses para investigar una falla. Nuestro equipo analizó cada partícula de datos para asegurarse de entender exactamente lo que salió mal lo más rápido posible.
  • Antes del 6 de agosto anunciamos los resultados de nuestra investigación y fuimos 100% transparente con nuestros inversionistas y comunidad de clientes para asegurarnos de que podíamos conservar su confianza en este momento difícil (Space Exploration Technologies Corporation).
  • En siete semanas, tuvimos otro cohete fabricado, totalmente integrado y listo para volar de nuevo. Nadie más podría haberlo hecho en menos de seis meses con recursos financieros y humanos ilimitados y; SpaceX lo hizo en seis semanas con menos de cuatrocientas personas y en una dieta financiera.
  • El 28 de septiembre de 2008, el SpaceX Falcon 1 voló su vehículo de lanzamiento desde Kwajalein Atoll en el Pacífico Sur y ejecutó su primer lanzamiento con éxito del 100%, convirtiéndose en el primer cohete de construcción privada del mundo en alcanzar la órbita terrestre. Un logro de porciones verdaderamente épicas y una tarea completada previamente por sólo seis naciones poderosas en la historia del mundo. Una victoria muy necesaria y muy merecida para todo el equipo de SpaceX, y como esperamos, para el futuro de la humanidad en general.

Así que para aquellos que preguntan, éste es, en mi opinión, el verdadero carácter de Elon Musk. Sin inmutarse ante todas las probabilidades, sin dejarse intimidar por el miedo al fracaso, y forjado en los campos de batalla de algunos de los desafíos más terroríficamente técnicos y demandantes de capital que cualquier ser humano podría elegir asumir. De alguna manera sale vivo siempre, con la cabeza de su enemigo en una bandeja.

Trabajar con él no es una experiencia cómoda; nunca está satisfecho de sí mismo, así que nunca es realmente satisfecho con nadie a su alrededor. Él se exige a sí mismo cada vez más y empuja a otros a su alrededor de la misma manera. El reto es que es una máquina y el resto de nosotros no lo somos. Así que si trabajas para Elon tienes que aceptar la incomodidad. Pero en ese malestar está el tipo de crecimiento que no se puede conseguir en ningún otro lugar, y cada gramo de sangre y sudor vale la pena.

 

Esta pregunta apareció originalmente en Quora. Haz una pregunta y obtén una gran respuesta. Aprende de los expertos y accede al conocimiento desde dentro. Puedes seguir Quora en Twitter, Facebook y Google+. Más preguntas (en inglés):

 

Siguientes artículos

The Guardians of The Glenlivet: llegan a México los embajadores del single malt
Por

Para los amantes del más refinado single malt, Glenlivet les tiene preparadas actividades únicas como maridajes privados...