“Las compañías no van a sacar los trabajos de Estados Unidos sin enfrentar consecuencias, eso se los puedo decir”, fue la advertencia que lanzó el presidente electo, Donald Trump, durante su discurso en Indiana.

El republicano, que tomará las riendas del país, el próximo 20 de enero, se presentó este jueves en la planta de la firma de aire acondicionado de Carrier, la cual accedió a no trasladar alrededor de 1,000 empleos a México, ante la petición del magnate de conservar esos puestos de trabajo en territorio estadounidense.

“Les pondremos impuestos muy duros en la frontera, la cual va a ser muy fuerte. La gente se pregunta, ‘¿Trump va a construir un muro?’. Vamos a construir un muro, creanme”.

Durante la campaña presidencial, Trump amenazó con imponerle a las compañías que manden empleos a otros países un arancel de 35%.

PUBLICIDAD

Por su parte, el vicepresidente electo, Mike Pence, también estuvo presente en este evento y anunció que Carrier además invertirá 16 millones de dólares en esta planta.

Hace un par de días, la empresa anunció que detuvo su plan de mudar una planta de Indiana hacia Monterrey (México), tras llegar a un acuerdo con Trump, sin que se dieran a conocer detalles sobre la negociación.

Sin embargo, Trump habría ofrecido a Carrier una generosa reducción de impuestos corporativos que sería mayor a lo que ahorraría enviando empleos a México -que la propia empresa estimaba en 65 mdd-, según le dijeron fuentes cercanas al trato a Fortune y Politic. Además del temor a perder contratos federales.

 

Sí mudarán empleos a México

A pesar del anuncio triunfalista de Trump, la compañía estadounidense aún planea trasladar al menos 1,300 empleos a su nueva planta ubicada en Nuevo León, México; provenientes de sus fábricas en Indiana y Huntington, de acuerdo con el diario The Wall Street Journal.

Según el medio estadounidense, 600 empleos se trasladarían de la planta en Indiana, y 700 más desde una segunda fábrica de controles electrónicos.

Carrier anunció en febrero pasado sus planes para cerrar una fábrica de equipos de aire acondicionado en Indianápolis, que representaría la pérdida de 1,400 puestos de trabajo, lo que fue duramente criticado por el entonces candidato republicano Donald Trump.

Lee también: Carrier acuerda con Trump no mudar planta a México

 

Siguientes artículos

Carstens
Agustín Carstens y su sentido de oportunidad
Por

La renuncia del gobernador del Banxico no llega en el mejor momento: el peso mexicano atraviesa problemas y el president...