Tal vez con más oportunidades de diálogo, introspección y debatiendo la gran transformación podemos empezar a cambiar y construir organizaciones más humanas y más preparadas para el futuro.

 

 

Vivimos eligiendo, rechazando, contemplando y participando en el cambio. Como personas con libre albedrío tenemos la oportunidad de decir sí o no al cambio y coordinar nuestra propia reacción –o la de nuestras organizaciones– frente al cambio. Las organizaciones unen a las personas y sus talentos, pero a veces no nos damos cuenta de la fuerza de esta unión o cómo lograr que esta fuerza mejore la organización y al mundo, en particular en momentos de cambio o transformación.

La semana pasada participé en el Foro Global de Peter Drucker sobre el tema de “La gran transformación”, en Viena, Austria. Nos preguntábamos ¿cómo nos manejamos hacia la prosperidad en tiempos de cambio? ¿Qué significa la prosperidad y cómo la medimos? ¿Cómo asegurar que la persona es parte importante de la organización y cómo le damos el apoyo necesario para ser innovador, creativo y un agente de cambio?

Son cuestiones sumamente importantes y no existen respuestas sencillas o de tipo linear. En los siguientes artículos para la Red Forbes voy a compartir la discusión que tuvimos en Viena y el diálogo con varios “gigantes” de la estrategia de negocios y el liderazgo, personas como Clayton Christensen, Roger Martin, John Hagel III, Didier Bonnet y Rita Gunther McGrath.

Hoy quiero hablar del ser humano y la organización en el contexto de la transformación y la participación humana en el cambio. Como dijo Richard Straub, presidente de la Sociedad Drucker de Europa, en la apertura del foro, la transformación implica la necesidad de cambio profundo. Como directores, emprendedores, gerentes y stakeholders en organizaciones en América Latina y el mundo, ¿estamos conscientes que de una u otra forma nuestra realidad se está transformando y qué estamos haciendo al respecto?

En el Foro Drucker había mucha discusión de cómo tener una respuesta consciente hacia cambios presentes y futuros. Nilofer Merchant, autora de The New How y asesora sobre temas colaborativos y sociales, habló sobre “el cambio en las prácticas de gerencia a través de la innovación”. Ella nos pidió, como líderes, fomentar una cultura de cambio, que la transformación sea la norma y no algo reactivo en la vida de la organización y sus miembros. Nos invitó a explorar lo que hay “a la vuelta de la esquina” con el espíritu de innovación y de mejorar nuestra organización para lo que viene.

Una manera de prepararse para el futuro y el cambio es invertir en personas. Muchas veces se oye decir que las personas son nuestros mejores “activos”. Gary Hamel (autor de Competing for the Future, Leading the Revolution, The Future of Management, entre otros libros), explicó con mucho entusiasmo que la organización, muchas veces, es menos capaz que sus miembros. En otras palabras, si una organización no fomenta “engagement” o compromiso de parte de sus empleados, estas personas trabajan sin corazón y sin creatividad, sólo siguiendo reglas y procesos. En cambio, en las organizaciones del futuro las personas deben tener gran capacidad para transformar una unidad de negocio, una empresa o una industria a través de ideas y conexiones entre procesos, funciones, mercados, clientes y proveedores.

Al cierre del foro, Roger Martin (autor de Playing to Win, The Design of Business y The Opposable Mind, entre otros) dijo que el estado natural del ser humano es emocional, optimista y espiritual en el sentido de que estamos motivados por varias razones y metas abstractas. Para ser innovador y transformar al mundo hay que tener personas creativas y humanas.

Nuestros sistemas económicos, de inversión, de capital de riesgo, no priorizan necesariamente la creatividad ni a la persona –elementos fundamentales en el manejo del cambio–. Tal vez con más oportunidades de diálogo, introspección y debatiendo la “gran transformación” –como lo que sucedió en el Foro Global de Drucker– podemos empezar a cambiar y construir organizaciones más humanas y más preparadas para el futuro.

 

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ClarkEsther

Blog: Hipona Consulting

 

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Grandes hoteles quitan privilegios a viajeros de negocios
Por

Si la tendencia se consolida, y las grandes cadenas de hoteles de negocio se unen, podría cambiar la forma de hospedarse...