Por: Gabriel España

En el entramado de retos y oportunidades que moldean a México, tres elementos vitales -democracia en evolución, nearshoring en ascenso y el llamado a energías renovables- se cruzan en un punto crucial. La sinergia entre estos pilares, en apariencia independientes, podría ser el detonante que transforme al país en los años venideros.

La democracia, cimiento de un México más justo, otorga a la ciudadanía la herramienta para decidir su propio destino. La participación activa no solo refleja la voz de la Sociedad Civil, sino que forja un camino hacia políticas inclusivas. Sin embargo, la sombra del subdesarrollo plantea desafíos a una democracia plena, ya que la desigualdad amenaza la representación equitativa.

La movilidad social, por otro lado, surge como el puente que une el subdesarrollo y la visión de un México igualitario. Aquí, el auge del nearshoring -la estrategia de empresas extranjeras de situarse cerca de la frontera estadounidense- adquiere protagonismo. Al atraer inversión extranjera y generar empleo, el país puede impulsar la movilidad social a través de oportunidades laborales y transferencia de conocimiento.

Sin embargo, el nearshoring plantea una cuestión esencial: la sostenibilidad. La demanda energética aumenta y la infraestructura energética es clave. Aquí es donde las energías renovables entran en escena. México, con su vasto potencial en energía solar y eólica, podría aprovechar este impulso para liderar la transición hacia fuentes de energía limpias y reducir su huella ecológica.

La interconexión entre el subdesarrollo, el nearshoring y las energías renovables es profunda. Modernizar la infraestructura energética, apoyada en fuentes limpias, no solo atraería inversión extranjera, sino que también estimularía empleo y la formación de una fuerza laboral cualificada. Esto, a su vez, podría mitigar el subdesarrollo al elevar la calidad de vida y mejorar la educación.

La clave radica en un equilibrio cuidadoso. La promoción de la democracia y la movilidad social requiere inversión constante en educación y salud. Al mismo tiempo, el nearshoring debe ir acompañado de incentivos que fomenten la adopción de tecnologías limpias y energías renovables en la producción industrial.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

Avanzar no implica lograr objetivos aislados, sino reconocer cómo estos se entrelazan. En este punto de convergencia entre subdesarrollo, democracia, movilidad social, nearshoring y energías renovables, el desafío consiste en crear una sinfonía armónica.

El futuro de México depende de cómo equilibremos estos elementos, construyendo sinergias que conviertan el subdesarrollo en desarrollo sostenible, y el nearshoring en una palanca para la innovación y la preservación ambiental. Mientras México avanza hacia un horizonte prometedor, está en una posición única para demostrar que el nexo entre democracia, movilidad social y energías renovables es la llave hacia un crecimiento inclusivo y sustentable.

Los procesos electorales del 2024 serán una prueba a la ciudadanía, donde se examinará si sabremos capitalizar la oportunidad histórica que el nearshoring ofrece. Apoyar candidaturas que impulsen políticas energéticas sustentables, en contraposición a las fuentes fósiles, es crucial. Fallar en esta elección sería dejar escapar una oportunidad única y podría mantenernos atados al subdesarrollo. ¿Estamos preparados para dar ese salto cualitativo a través de nuestras herramientas democráticas? Espero que estemos a la altura de este desafío.

Contacto:

El autor ocupó puestos directivos en el IFC del Banco Mundial con inversiones en Latinoamérica, África, Asia y Europa del Este. Actualmente es Managing Director en Iskali Capital Group (ICG), Banca de Inversión basada en Washington DC, la cual está enfocada a proyectos de alto impacto de desarrollo en Mercados Emergentes. 

Contacto: [email protected]

Twitter: @Gabriel_Espana

LinkedIn: https://www.linkedin.com/in/gabrielespana/

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Mujeres
Liderazgo femenino en tiempo real: usa tu instinto y razón para triunfar
Por

Liderar un equipo de profesionales es un ejercicio constante y muy retador de cambio y adaptación.