Reuters.- El gobierno de México ratificó por estas horas una norma ambiental criticada por fabricantes de camiones y transportistas, que los obligará a ensamblar, vender y utilizar únicamente vehículos que funcionen con diésel limpio a partir de enero de 2021, la NOM 044.

La Secretaría de Medio Ambiente resaltó en un comunicado la importancia de aplicar nuevas tecnologías basadas en el uso de diésel con un contenido máximo de 15 partes por millón de azufre (DUBA), para garantizar un ambiente sano y “estar a la altura de sus socios comerciales de América del Norte y la Unión Europea”.

La administración del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) está bajo creciente presión para que se cumplan compromisos ambientales, en momentos en que varias ciudades del país aún exhiben altos índices de contaminación.

Con Canadá y Estados Unidos, el país está próximo a ratificar el acuerdo comercial TMEC, modificado a último minuto para agregar disposiciones laborales y ambientales que exigieron los demócratas estadounidenses para darle el visto bueno.

El gobierno mexicano dijo que la oferta doméstica de este tipo de combustible es de alrededor de 86% contando la producción de Pemex e importaciones; mientras el gremio local de fabricantes de vehículos pesados (Anpact) calcula que hasta mediados de 2019 sólo se conseguía DUBA (Diesel ultra bajo en azufre) en 75% de las gasolineras del país, según un muestreo en 345 estaciones.

“No contar con el DUBA en el 100% del territorio nacional representa un obstáculo para que el transportista tome la decisión de renovar su flota“, dijo Miguel Elizalde, presidente de la Anpact, que agrupa a firmas como Navistar, Kenworth, Mercedes-Benz, Freightliner y Volkswagen. “Ello detiene la renovación vehicular e impactará al medio ambiente”.

La Secretaría de Medio Ambiente reconoció que “es necesario desarrollar un plan en el que la distribución de DUBA se lleve a cabo de una manera más estratégica“, por lo que participa en un grupo de trabajo con Pemex para mejorar la oferta a través de la modificación de otra norma emitida por el regulador energético CRE, que obliga a distribuir diésel más limpio en todo el país.

En diciembre, sin embargo, la CRE postergó hasta 2025 el plazo para que Pemex cumpla con esta obligación, al no existir condiciones para una distribución más amplia del DUBA.

La Anpact advirtió en agosto que los fabricantes se estaban quedando sin tiempo para cumplir con la disposición ambiental, al requerirse entre 18 y 24 meses para la migración tecnológica. “Lo que pedimos es que convivan ambas tecnologías. Así como se trabaja el ajuste a la norma de combustibles, ajustemos la norma ambiental para bajar emisiones”, reiteró Elizalde.

“Norma incongruente”

Por su parte, la industria del autotransporte rechazó la Norma Oficial Mexicana NOM 044, que exige modernizar el parque vehicular con una antigüedad de 18 años para ayudar al ambiente, por considerarla incongruente, pues el gobierno no garantiza el abasto de diésel ultra bajo azufre indispensable para las nuevas unidades.

En conferencia de prensa conjunta con los principales representantes del autotransporte en México, el director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores Automotores (AMDA), Guillermo Rosales, indicó que la NOM 044 exige modernizar el parque vehícular pero “México carece del abasto garantizado de diésel ultra bajo azufre (indispensable para los nuevos motores)”.

“Mientras no tengamos esa condición, no es justo condenar al transporte mexicano, y a quienes arriesgan su capital a llevar a cabo un gasto excesivo pagando mejor tecnología que no rendirá frutos”, dijo al citar que las empresas no tendrán beneficios pero “tampoco se ayudará a mejorar el ambiente, porque no tenemos el diésel de la calidad que se requiere”.

El presidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga, (Canacar), Enrique González Muñoz, advirtió por su parte que esa falta de disponibilidad de un combustible limpio hace menos competitivo al sector no sólo en lo interno, sino también hacia el exterior.

Por ello, llamó al gobierno “a generar conciencia de que estamos dispuestos a seguir dando el servicio”, sin embargo, “hay empresas que socialmente pueden contratar a México, pero no vamos a estar a la vanguardia”.

Explicó que hay empresas que se preocupan por ser socialmente responsables y verifican cuáles son las emisiones de contaminantes del transporte, por ello, “me dolería mucho que esa oportunidad se vaya de México porque simplemente no tenemos los equipos para estar a la altura de los requerimientos mundiales”.

 

Lee también: ONU pide eliminar combustibles fósiles para frenar la crisis climática

 

Siguientes artículos

Cofece diesel marino
Investigarán posibles prácticas monopólicas en mercado de diésel marino
Por

En caso de registarse violación a la Ley, quienes resulten probables responsables serán llamados a un procedimiento segu...