Notimex.- El Partido Socialista Obrero Español (PSOE), encabezado por el actual presidente del gobierno Pedro Sánchez, intentará gobernar en solitario tras la victoria en las elecciones generales de la víspera, aunque sin la mayoría parlamentaria, informó la vicepresidenta Carmen Calvo.

En entrevista a la cadena española SER, Calvo se mostró partidaria de continuar con la fórmula mantenida hasta ahora por el PSOE e intentar un gobierno en solitario. “Pensamos que podemos seguir avanzando en esta fórmula que hemos iniciado”, dijo.

“Lo vamos a intentar porque pensamos que estamos muy agradecidos por muchas razones, pero sobre todo porque creemos como partido y como gobierno, que en muy corto espacio de tiempo la gente nos ha entendido muy bien”, indicó.

Resaltó que son el socialismo que le gusta gobernar para cambiar las cosas y aseguró que no le dejarán el espacio de la izquierda a quienes habían llegado a la política, en referencia a la coalición Unidas Podemos.

De acuerdo a analistas, el PSOE concretaría al nuevo gobierno hasta después de los comicios parlamentarios europeos de mediados de mayo, y mientras buscaría apoyos del resto de partidos para lograr la investidura en solitario, salvo Ciudadanos que ya señaló que no entraría en negociaciones de ningún tipo con los socialistas.

Te recomendamos: Expertos ven a España con potencial para ser parte del liderazgo de la UE

En los comicios del domingo, el PSOE logró sus mejores resultados desde 1986 al obtener 123 escaños en el Congreso de los Diputados, pero sin la cifra necesaria de 175 bancas para gobernar en solitario, sin embargo, controlará el Senado la próxima legislatura, sin necesidad de pactos, al conseguir 121 escaños de los 208 y en contraste con los 43 que consiguió en 2016.

La vicepresidenta en funciones del gobierno socialista consideró que tienen mayoría “más que suficiente para ser el timón de este barco que tiene que seguir su rumbo” y aunque saben que la colaboración de Unidas Podemos ha ayudado mucho, la intención es “seguir en esta línea”, en solitario al frente del Palacio de Moncloa.

En su entrevista, Calvo llamó a la prudencia al recordar que quedan semanas para pensar, anticipando así que la investidura “no será pan comido, ni se fraguará de un día para otro”.

El PSOE consiguió 123 diputados, mientras el Partido Popular (PP) pasó de 137 a 66, la formación Ciudadanos logró 57, Unidas Podemos 42 y la emergente de extrema derecha Vox, 24, mientras el resto de bancas fue para los demás partidos.

Ahora, el Partido Socialista está obligado a pactar porque no logró la mayoría absoluta que es de 176 escaños, de un total de 350 en el Congreso, en unas elecciones en los que fueron llamados a las urnas casi 37 millones de españoles.

 

Siguientes artículos

Trump marca agenda México-EU al ritmo del tuit
Por

Mientras no se diseñe e implemente una verdadera política pública en materia migratoria, México seguirá operando a modo...