cintillo_2013

Enseñar a tus hijos el hábito del ahorro y las implicaciones del endeudamiento desde edad temprana los ayudará a ser responsables y a crear independencia financiera, incluso antes de terminar sus estudios universitarios.

 

 

PUBLICIDAD

Brindar educación financiera a tus hijos desde temprana edad los ayudará a ser más conscientes y ser más responsables de sus finanzas, pero lo más importante es que los ayudará a evitar malos hábitos financieros después de que concluyan su educación universitaria.

Tomar el tiempo para conversar sobre temas financieros ayudará a tus hijos universitarios a iniciar medidas de presupuesto sanas y prevenir un posible endeudamiento después de su graduación.

Es elemental que los padres enseñen a sus hijos la importancia del ahorro y las gratificaciones que este les traerá a largo plazo.

Robert Stammers, director de Educación a inversionistas de la asociación de profesionales en inversiones CFA Institute, da las siguientes recomendaciones a los padres que tienen hijos a punto de entrar a la universidad o que están por graduarse.

1.- Pon límites en sus gastos. Construye un presupuesto en donde indiques a tus hijos cuánto necesitan para sobrevivir y cuánto tienen derecho a gastar, esto los ayudará a mantener en un nivel sostenible los gastos y evitará el endeudamiento excesivo.

2.- Manejo de la deuda durante y después de la universidad. Habla con tus hijos sobre qué es el endeudamiento y establezcan un plan para préstamos estudiantiles y cualquier otro gasto. Enséñales las implicaciones negativas que les traería la deuda en un futuro sobre su ahorro e inversiones.

Es oportuno recordarles que las tarjetas de crédito son un instrumento que debe pagarse cada mes antes de que empiecen a cobrar los intereses. Si los hijos no pueden asumir los pagos oportunos, es recomendable no tenerla.

3.- Prepáralos para la vida fuera del hogar. Dentro del núcleo familiar se obtiene comodidad, seguridad y financiamiento, pero es importante que  una vez terminada su educación, estén preparados para dar el paso hacia afuera. A medida de que los jóvenes se vuelven más independientes, se crea una estabilidad que ayuda a confiar en su comportamiento financiero, lo que hace más fácil la transición fuera del hogar.

Mudarse y buscar una independencia financiera es una decisión importante no solamente para los jóvenes adultos, sino también para los padres, pues es el momento adecuado para que analicen su situación financiera y a partir de ahí empezar a ahorrar más para su jubilación o hacer pagos más altos sobre su hipoteca.

Hacer responsables a tus hijos de sus finanzas mejorará sus años en la universidad y les ayudará a prepararse para el futuro y evitar lecciones dolorosas “en la escuela de los golpes de la vida, que es una maestra despiadada”, dice Stammers.

 

 

Siguientes artículos

Los 10 lugares más sucios en tu vida diaria
Por

Objetos comunes como el carrito en las tiendas de autoservicio, los botones de un cajero automático o una computadora pu...