cintillo_2013

Texto publicado originalmente el 10 de noviembre de 2013

En el escenario mundial del trabajo se están dando tres fenómenos que vale la pena considerar para ajustar el curso de nuestras empresas.

 

 

Recientemente moderé la conferencia del CEO mundial de Adecco, Patrick de Maeseneire, titulada “Entorno económico y laboral en el mundo y su impacto en los mercados emergentes”. La experiencia resultó enriquecedora, pues nos llevó a analizar las tendencias que están marcando el rumbo de la industria.

Les comparto tres que, me parece, no debemos perder de vista para entender mejor lo que sucede en el contexto internacional y tomar mejores decisiones en nuestras organizaciones.

 

Publicidad

1.       El desempleo llegó para quedarse

La OIT afirma que existen más de 70 millones de jóvenes desempleados en el mundo y los especialistas están prediciendo más desempleo en los mercados emergentes para la próxima década.

Esto es sólo el efecto de la incertidumbre en la que estamos viviendo, así como de la falta de políticas acertadas para la generación de empleos formales.

En México, esta tendencia se mantiene. Para septiembre del año en curso, la tasa de desempleo, según el INEGI, fue de 4.92%. Nada mal, si con el mismo indicador se compara a algunos países europeos.

Sin embargo, ante este panorama nuestros legisladores acaban de aprobar un seguro de desempleo. Aunque la medida podrá beneficiar a determinado sector, lo cierto es que todavía no tenemos políticas para la generación de trabajo formal (con lo que evidentemente no necesitaríamos de seguros de desempleo).

Es como querer curar a un enfermo terminal con una aspirina ¿o será más bien que el médico pretenda justificar sus honorarios con una receta hecha al vapor?

 

2.       Millones de puestos no se cubren

Las vacantes ofertadas en el mercado laboral muchas veces no se llenan porque los candidatos no tienen las competencias requeridas.

Sobre esta carencia, Adecco México publicó el año pasado el estudio “¿Dónde está el talento mexicano?”, con el que precisamente concluimos que en nuestro país no hay escasez de talento, sino falta de mano de obra especializada.

Al respecto, notamos una falta de comunicación efectiva entre empresas y universidades. La Academia no está generando suficiente talento, los egresados de las escuelas tienen los conocimientos técnicos, pero carecen de empleabilidad. Urge poner en contacto a estos dos importantes sectores.

 

3.       Flexibilidad, el nuevo camino

La flexibilidad en el trabajo es una vía segura para aumentar la competitividad de las compañías. Así lo demuestra la experiencia de los países que trabajan bajo este novedoso esquema.

Además, se trata de una modalidad respetuosa de los derechos laborales y que permite equilibrar los intereses personales y profesionales. En recientes fechas, la CIETT (por sus siglas en inglés, International Confederation of Private Employement Agencies) publicó un documento que desmitifica el empleo temporal y lo propone como un “estilo de vida” para los colaboradores jóvenes, el cual se traduce en valiosas experiencias de trabajo, generación de ingresos y prestaciones, así como el preámbulo hacia vacantes de mayor responsabilidad y duración.

Ante este escenario mundial, no queda más que ir ajustando el funcionamiento de nuestras organizaciones y seguir aportando valor agregado, a través de nuestro trabajo ético y formal.

 

 

Contacto:

Twitter: @ThierryGonnet

Correo: [email protected]

Página: www.adecco.com.mx

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Qué se dice en Twitter sobre la reforma energética?
Por

Un estudio de E. Life revisó 27,220 tuits para conocer  la percepción de los mexicanos en el sitio de microblogging  res...