Durante su carrera en la NFL, este mariscal de campo ganó 67.4 millones de dólares y acumula tres títulos de Super Bowl, sin embargo, ahora, retirado, experimenta otro tipo de fama: la de empresario exitoso.

Por Ivan Pérez 

 

Troy Aikman es el ex jugador que en sus tiempos de mayor fama recibía 20,000 cartas de aficionados a final del año, que fue bautizado por los diarios y revistas estadounidenses como el “Mariscal de campo de Dios”. Le gusta desayunar avena, es fan de la música country y recuerda los tiempos en que sus fans le pedían que les firmara un pecho o el trasero, en un tiempo se rumoró incluso que tuvo citas de amor con Sandra Bullock y Janine Turner.

PUBLICIDAD

Hoy es uno de los comentaristas deportivos más afamados de su país. Gana más de un millón de dólares al año en la cadena Fox y supo salirse del negocio de autos previo a la crisis financiera. Ahora, es el accionista mayoritario de una empresa que se dedica a construir centros comerciales y reflexiona que sus momentos más complicados en su faceta de jefe es cuando “tienes que hacer que hacer a un lado a personas que no permiten que el negocio crezca”.

Troy Aikman es una excepción entre los jugadores retirados, que usualmente tienen problemas económicos cuando se alejan de los reflectores y el campo de juego. El mariscal más amado ahora es famoso por sus inversiones en centros comerciales y restaurantes, te dejamos un video con algunas de las claves de su negocio, conoce su historia completa en la edición de enero de Forbes México.

 

Siguientes artículos

China Telecom busca licitación de banda ancha en México
Por

El Gobierno mexicano está tratando de reducir su dependencia de Estados Unidos e incentivar la inversión china. Fuentes...