Todo parece indicar que la reunión entre el presidente electo, Donald Trump, y el diario estadounidense The New York Times sí se llevará a cabo luego de que esta mañana el republicano cancelara el encuentro tras acusar que los término y condiciones del mismo cambiaron de último momento.

A través de su cuenta en Twitter, el magnate anunció que la reunión se realizará hoy a las 12:30 horas (local), aunque de modo sarcástico apuntó un “esperamos”.

Esta madrugada, Trump arremetió de nuevo contra The New York Times y canceló una reunión programada para este martes, debido a que, acusó, de último momento cambiaron los términos y condiciones de la misma. “Eso no está bien”, apuntó.

“Quizás vuelva a planear una reunión con The New York Times. Mientras tanto continúan cubriéndome incorrectamente y con un tono desagradable”, escribió en su cuenta de Twitter @realDonaldTrump.

Finalmente, en un último tuit cuestionó al diario por publicar que las quejas en su contra han aumentado en los últimos años.

Por su parte, The New York Times no respondió a los comentarios del magnate.

El lunes, Trump mantuvo una reunión a puerta cerrada en la torre que lleva su nombre en Manhattan, Nueva York, con los directores de los principales canales de televisión y sus más prestigiosos periodistas, según recogen diferentes medios del país como The Washington Post.

De acuerdo con los reportes, el mandatario electo se mostró desafiante durante el encuentro y criticó la manera en la que los canales de televisión cubrieron su campaña presidencial. Trump se dirigió específicamente a los presentadores y directivos de las cadenas CNN y NBC para reprochar lo que él consideró una “injusta” cobertura.

 

Algunos republicanos en Senado de EU dan la espalda a Trump

Un pequeño número de republicanos influyentes en el Senado han amenazado con bloquear nominaciones del próximo gobierno de Trump, desbaratar el posible acercamiento de Estados Unidos con Rusia y con impedir la construcción del muro planeado en la frontera con México, una promesa de campaña del ahora mandatario electo.

El partido mantuvo el control del Senado tras las elecciones del 8 de noviembre, pero sólo por un estrecho margen, lo que coloca a votos decisivos en unas pocas manos poderosas.

El resultado otorga mayor influencia a algunos senadores republicanos disidentes, como Rand Paul de Kentucky, quien afirma que bloqueará las ratificaciones del Senado si Trump designa al ex alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, o al ex embajador ante la ONU, John Bolton, para el cargo de secretario de estado; y Ted Cruz de Texas.

En tanto, el legislador Lindsay Graham de Carolina del Sur empezó a delinear públicamente temas en los que podría estar dispuesto a oponerse a Trump.

Graham está en contra de la construcción de un muro en la frontera con México y advirtió contra la intención de Trump de revocar el estatus legal de inmigrantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos siendo niños, aunque la medida no requeriría de la aprobación del Congreso. Además, se opone con firmeza al intento de Trump de mejorar los vínculos con Rusia.

Los comentarios que apuntan a la oposición de senadores republicanos constituyen una temprana de que el magnate de Nueva York, que nunca antes ha ejercido un cargo público, podría enfrentar una compleja realidad política poco después de asumir su mandato el 20 de enero.

Otros senadores que podrían desafiar a Trump son John McCain y Jeff Flake de Arizona, Ben Sasse de Nebraska, Marco Rubio de Florida, Susan Collins de Maine y Lisa Murkowski de Alaska, según asesores del Senado y legisladores.

Con información de Reuters

 

 

 

Siguientes artículos

Gobierno Federal mantiene rezago ante adopción tecnológica
Por

La tasa de adopción de aplicaciones del gobierno federal aún no converge con las aceleradas tasas de adopción de disposi...